Evacuan Times Square por un coche bomba

La policía de Nueva York desactivo el sábado por la noche un coche bomba que podía haber causado numerosas víctimas en la céntrica plaza de Times Square, Nueva York.

La policía de Nueva York desactivo el sábado por la noche un coche bomba que podía haber causado numerosas víctimas en la céntrica plaza de Times Square, Nueva York, sin que por ahora se haya podido determinar quiénes fueron los autores del fallido atentado.
 
La policía de Nueva York recibió el aviso en la tarde del sábado de un testigo que vió cómo se produjo una pequeña explosión y comenzó a salir humo de una camioneta oscura marca Nissan Pathfinder que se encontraba aparcada en el cruce de la calle 45 con Broadway. En su interior, la policía encontró tres tubos de propano, polvo explosivo para fuegos artificiales, dos recipientes con combustible y dos relojes con baterías, al parecer destinados a activar una bomba de tiempo.
 
Según informó el jefe de la policía de Nueva York, Raymond Kelly, el artefacto pretendía causar una gran deflagración. El alcade de la ciudad, Michael Bloomberg, confirmó que el vehículo contenía un artefacto explosivo y que todas las inmediaciones de Times Square habían sido evacuadas para prevenir víctimas. «Tuvimos mucha suerte de haber evitado lo que hubiese podido ser un hecho muy mortífero», dijo a la prensa el alcalde.
 
Bloomberg precisó que por el momento no se tenían imágenes que mostrasen quién había estacionado la furgoneta en el lugar antes de la explosión, ni había habido ninguna reivindicación del atentado. «No tenemos idea de quién hizo esto ni por qué», comentó.
Situada en pleno corazón urbano de Nueva York, Times Square estaba como todos los sábados de noche repleta de gente cuando sucedió todo. El lugar, con una fuerte afluencia de turistas, fue inmediatamente evacuado pero estaba previsto que se reabriese al público este domingo por la mañana.
 
El pasado mes de diciembre la policía ya evacuó Times Squere a causa de otra camioneta sospechosa que se pensó que podía contener una bomba, aunque finalmente todo quedó en una falsa alarma. Desde los atentados contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001, la policía neoyorquina ha desmantelado varios planes para cometer atentados en la ciudad, entre ellos el que planeó un afgano con otros dos cómplices para colocar explosivos en el metro de Nueva York en septiembre de 2009.