Erdoğan y Zana se reunirán el sábado para abordar la cuestión kurda

La prensa turca afirmó el jueves que el primer ministro turco y la conocida diputada de origen kurdo se reunirán el fin de semana en un encuentro que muchos califican ya de \»histórico\».

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan y la diputada de origen kurdo Leyla Zana se reunirán el sábado por primera vez para abordar las posibles soluciones a la cuestión kurda, según informó el jueves la prensa turca.

De acuerdo a las informaciones publicadas por el diario turco Sabah, próximo al gobierno, la conocida diputada por la provincia suroriental de Diyarbakır podría tener la esperada reunión con el primer ministro el sábado, después de las sorprendentes declaraciones pronunciadas el pasado 14 de junio cuando se mostró a favor del final de la violencia y afirmó que nunca había perdido la esperanza en que el actual primer ministro, Recep Tayyip Erdoğan, sería el único capaz de poner fin al conflicto kurdo en Turquía, pidiendo a la vez al partido nacionalista kurdo BDP que liderara las conversaciones con el ejecutivo.

En unas declaraciones hechas días más tarde, el primer ministro Erdoğan aplaudió la actitud de la diputada kurda y se mostró dispuesto a reunirse con Zana en cuanto lo solicitase. «Ojalá que el BDP se olvide de las armas y el grupo terrorista (PKK), y continúe su lucha política en el parlamento», dijo Erdoğan, quien urgió a los diputados de la formación nacionalista kurda a seguir el camino marcado por Zana y renunciar a la violencia.

Zana, una conocida diputada kurda en la Asamblea Nacional de Turquía que se hizo famosa en 1991 por realizar su juramento de toma de posesión de su cargo como diputada en el parlamento en kurdo, pronunció sus sorprendentes declaraciones durante una entrevista con el diario turco Hürriyet. Sus palabras fueron calificadas entonces de «históricas» y aplaudidas por todos los partidos políticos salvo por el propio BDP, la formación que la respaldó como diputada independiente en las pasadas elecciones de junio de 2011, quien la acusó de «dejarse caer en la trampa de Erdoğan» y recordó que ha sido su gobierno el que ha arrestado o enjuiciado a muchos miembros del BDP acusados de vinculaciones con el PKK.