Erdoğan insta a Irán a retirar sus fuerzas de Yemen, Siria e Irak

El presidente turco desafió la política intervencionista de Teherán en la región y no descartó apoyar a la coalición de países árabes que trata de frenar el avance Houthi en Yemen.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan tuvo el jueves duras palabras para el gobierno de Irán, al que culpó de llevar a cabo políticas “intolerables” en la región al apoyar a regímenes como el de Bashar al-Assad en Siria o la insurrección Houthi en Yemen, lo que está desestabilizando toda la región.

Durante una conferencia de prensa Erdoğan, que subrayó que una política exterior basada en apoyar (en Siria) a un régimen que ha matado a 300.000 personas es inaceptable, advirtió que los conflictos en la región están tomando un carácter sectario a causa de la intervención iraní. “Irán tiene que cambiar su posición. Tiene que retirar sus fuerzas, cuales sea que tenga en Yemen, así como en Siria e Irak, y respetar su integridad territorial”, insistió.

Las palabras del mandatario turco se produjeron después de que durante otra entrevista realizada el mismo día para un canal de noticias francés, Erdoğan volviese a criticar los esfuerzos de Teherán por expandir su influencia en Oriente Medio a costa de su estabilidad. “El objetivo de Irán es incrementar su influencia en Irak. Está intentando expulsar al Daesh (Estado Islámico) de la región sólo para ocupar su lugar… Irán y los grupos terroristas deben retirarse”, aseguró.

Apoyo a la intervención saudí en Yemen

Durante la misma, el presidente de Turquía comentó al respecto de los últimos acontecimientos en Yemen que su país apoyaba la intervención militar que Arabia Saudí inició a última hora del miércoles a petición del presidente legítimo de Yemen, Mansur al-Hadi, con el objetivo de frenar el avance de las milicias chiíes Houthi que -tras tomar la capital y con apoyo de fuerzas leales al ex presidente Saleh- habían logrado capturar varios edificios en la ciudad de Aden, donde se refugiaba Al-Hadi.

Erdoğan no descartó además que Turquía proporcionase “apoyo logístico en función de la evolución de la situación” a la operación liderada por el gobierno saudí, a la que se han sumado una coalición de varios países del Golfo así como Egipto, Sudán, Marruecos y Jordania.

En el mismo sentido se expresó el jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía: “Apoyamos la operación militar de Arabia Saudí contra los Houthis. Creemos que esta operación contribuirá a evitar la guerra civil y al fortalecimiento de la autoridad legítima del Estado en el país”.

“Condenamos duramente las acciones unilaterales del movimiento Houthi al rechazar todos los acuerdos (para la paz) en Yemen, incluyendo la resolución 2201 del Consejo de Seguridad de la ONU, y su acción militar para ocupar Aden, donde el legítimo presidente Hadi se había refugiado y la había anunciado como la capital temporal de Yemen”, decía un comunicado difundido desde Ankara.

El presidente estadounidense Barack Obama y su homólogo turco hablaron también el jueves por teléfono para abordar la crisis en Yemen, pero también otras cuestiones como los últimos acontecimientos en Ucrania, las negociaciones en marcha con Irán sobre su controvertido programa nuclear, y la cooperación en la lucha contra el Estado Islámico, según confirmaron fuentes de la Casa Blanca.