Erdoğan convocará elecciones anticipadas en Turquía el 1 de noviembre

El presidente turco ya había declarado el miércoles que sólo la voluntad popular podía poner fin al bloqueo político surgido tras los resultados del 7 de junio, que por primera vez dejaron sin mayoría al AKP.

El presidente turco Recep Tayyip Erdoğan anunció el viernes a los periodistas que su intención es convocar elecciones anticipadas para el próximo 1 de noviembre, después del fracaso de las conversaciones para formar gobierno entre los partidos que obtuvieron representación parlamentaria en los comicios celebrados el 7 de junio.

A sólo dos días de que venza el plazo constitucional para formar un nuevo ejecutivo, y después de que el primer ministro en funciones y líder del AKP, Ahmet Davutoğlu, devolviera el martes el mandato recibido el 9 de julio para establecer un gobierno de coalición, Erdoğan anunció el viernes en una comparecencia ante la prensa que su intención es convocar a las urnas una vez concluya el domingo el plazo oficial de 45 días para formar gobierno.

“Tras los 45 días, me reuniré de nuevo con el presidente del parlamento y tras esta reunión, espero que llevemos a nuestro país a unas nuevas elecciones… En este momento, el 1 de noviembre es la fecha que ha sido anunciada”, explicó el Presidente de la República haciendo referencia a la propuesta hecha por la Junta Electoral Suprema (YSK). Con este anuncio, Erdoğan deja claro además que no entregará el mandato para formar gobierno al principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), que ha criticado la decisión calificándola de inconstitucional.

El propio Erdoğan ya había declarado el miércoles –un día después de que Davutoğlu le devolviese la potestad para intentar establecer un nuevo gobierno- que el país se encaminaba a toda marcha hacia una nueva cita electoral, y que sólo la voluntad popular podía poner fin al bloqueo político surgido tras los resultados del 7 de junio, que por primera vez en más de una década arrebató la mayoría absoluta con que había gobernado el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Desde mediados de julio, Davutoğlu había mantenido contactos con los otros tres partidos con representación en la Asamblea Nacional Turca –CHP, MHP y HDP- si bien las dos formaciones más pequeñas –MHP y HDP, con 80 diputados cada una- dejaron claro desde el principio de las conversaciones que no tenían intención de entrar en el ejecutivo. El lunes Davutoğlu anunciaba el fracaso definitivo de sus intentos por establecer un gobierno de coalición, después de que la semana pasada AKP y CHP diesen por rotas las negociaciones tras no lograr limar sus diferencias, principalmente en política exterior y educación.

De acuerdo a la Constitución, una vez expire el domingo el plazo de 45 días sin que se haya formado un nuevo gobierno, el Presidente de la República puede decidir convocar nuevas elecciones, en cuyo caso Davutoğlu –como líder del partido más votado- dispondrá de cinco días para formar un gobierno interino que incluya a todos los partidos con representación parlamentaria.