Erdoğan anuncia una operación militar en el norte de Siria ‘’en días’’

Erdoğan anunció que el ejército turco lanzará una operación contra la presencia al este del río Éufrates del YPG, un grupo vinculado al PKK pero que es aliado de Estados Unidos en Siria.

Turquía llevará a cabo una operación militar al este del río Éufrates, en el norte de Siria, en sólo un par de días, según anunció el miércoles el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, asegurando que esta acción servirá para avanzar hacia una solución política en Siria.

Durante una asamblea de las Industrias de Defensa Turcas celebrada en el Palacio Presidencial de Beştepe (Ankara), Erdoğan subrayó que ha llegado el momento de quede clara la resolución de Turquía de acabar con todos los grupos terroristas situados al este del río Éufrates, en referencia a la región del norte de Siria controla por las Unidades de Protección Popular (YPG), un grupo armado vinculado al grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

“Hemos completado nuestros preparativos”, aseguró el presidente turco, quien ya a finales de octubre había anunciado que una operación del ejército turco en la región era inminente, pese a que Estados Unidos mantiene tropas en la zona, ya que considera al YPG –bajo su denominación de Fuerzas Democráticas Sirias (SDF)- su principal aliado en Siria.

“Nuestro objetivo no serán los soldados estadounidenses”, subrayó Erdoğan, quien no obstante criticó a Washington por su apoyo al YPG y por proporcionar armas y suministros a este grupo, a pesar de que el propio Pentágono reconoce que el YPG y el PKK –al que EE.UU. sí reconoce como un grupo terrorista– son en realidad la misma organización.

A este respecto, el mandatario turco recordó que Estados Unidos ha ignorado repetidamente las evidencias presentadas por Turquía para que reconociera al YPG como un grupo terrorista, llamando en su lugar a sus miembros “socios estratégicos”.

También se refirió Erdoğan a los puestos de observación y las medidas de vigilancia instaladas por el ejército estadounidense en Siria, que aseguró son para proteger a los militantes del YPG de Turquía cuando debería ser al contrario. “Se han distribuido soldados estadounidenses entre los terroristas del PKK (YPG) en el caso de que Turquía utilice su legítimo derecho a la auto-defensa o la intervención”, insistió Erdoğan.

“Luego (los EE.UU.) dijeron que no proveerían armas pesadas cuando nos opusimos a que armasen al YPG. Dijeron que recogerían sus actuales armas una vez que la amenaza del Daesh resultase eliminada… ¿A quién pretendéis engañar?”, dijo criticando las políticas de Washigton en la región.

“Hablan de una zona de unos 150 kilómetros cuadrados donde (el Daesh) está activo (para justificar el apoyo militar al YPG). Si se trata de esta zona, Turquía está lista para eliminar de inmediato cualquier presencia del Daesh en la zona”, subrayó Erdoğan. “No están siendo honestos. Siguen sin poder eliminar a los terroristas de allí, así que nosotros lo haremos”, agregó refiriéndose a la región de Manbij, situada al oeste del Éufrates y de donde EE.UU. prometió erradicar la presencia del YPG.

Prácticamente todo el territorio sirio al este del río Éufrates hasta abarcar aproximadamente un tercio de Siria –salvo la zona en torno a Deir el-Zor, bajo control del régimen de Assad, y la frontera con Irak donde se mantiene la presencia del Daesh- está controlado por el YPG (o las SDF), incluyendo las ciudades fronterizas con el sureste de Turquía. Las SDF –el YPG- controlan también los distritos de Manbij y Tabqah al oeste del Éufrates.

Ankara lleva tiempo advirtiendo de la posibilidad de una operación para acabar con la presencia del YPG al este del Éufrates, dado que el gobierno turco considera la presencia de este grupo vinculado al PKK como una amenaza directa para su seguridad nacional.

Pese a reconocer sus lazos directos y evidentes con el PKK, Washington –que sí reconoce al PKK como una organización terrorista- apoya al YPG por considerarlo un aliado fundamental en su lucha contra el Daesh en la región, lo que ha tensado al máximo en los últimos años las relaciones entre Estados Unidos y Turquía.