Encuentran 4 personas muertas en Estambul en un aparente suicidio

Los cuatro fallecidos, todos hermanos de una misma familia que vivían en la misma vivienda, atravesaban problemas económicos. «Cuidado con el cianuro», decía una nota dejada en la puerta.

Cuatro personas, dos hombres y dos mujeres y todos ellos hermanos, fueron hallados muertos en la noche del martes en su vivienda en el distrito histórico de Fatih en Estambul en un suceso que, según los primeros indicios de la policía, podría apuntar a un posible suicidio motivado por problemas económicos.

Agentes de la policía turca hallaban los cuerpos sin vida de las víctimas, identificadas como Cüneyt (de 48 años), Oya (54), Kamuran (60) y Yaşar (56), todos hermanos y pertenecientes a la familia Yetişkin, después de entrar en la vivienda a raíz de que familiares de los fallecidos informasen a las autoridades de que no podían contactar con ellos.

Al llegar a la vivienda, situada en el barrio de Molla Gürhani, los policías se encontraron en la puerta de la vivienda con una nota sospechosa en la que podía leerse «Cuidado con el cianuro. Llamen a la policía, no entren». No había signos de violencia en la casa, y aunque en un principio las primeras noticias hablaban de una posible sobredosis con somníferos, todo apunta a que los cuatro hermanos, todos solteros, habrían muerto por ingesta de cianuro.

Las primeras investigaciones reveladas por la prensa turca sugieren que la hermana de más edad de las dos, Oya, puso cianuro en el zumo e hizo que sus hermanos lo bebieran, antes de ingerirlo ella misma para suicidarse y morir con los demás.

Las deudas, tras el posible suicidio

Según apuntaron medios turcos, tras esta terrible tragedia podrían estar los problemas económicos que al parecer atravesaban los hermanos, que debían aproximadamente 60.000 liras (unos 9.400 euros); para hacer frente a la deuda, el banco había confiscado el salario de Oya Yetişkin, que trabajaba como profesora de música, según contó un dependiente del barrio.

Precisamente este miércoles la compañía eléctrica BEDAŞ había cortado el suministro eléctrico a la vivienda debido a que los cuatro hermanos llevaban dos meses sin poder pagar la factura de la luz de la vivienda, un hecho que pudo desencadenar el trágico suicidio.