El presidente turco inicia su visita a Irán en medio de las tensiones sobre Yemen

La llegada de Erdoğan a Teherán se produce en medio de las tensiones entre ambos países por la situación en Siria o Yemen, y después de que el propio Erdoğan calificara de “inaceptable” las injerencias de Irán.

El presidente iraní Hassan Rouhani recibió el martes con una ceremonia oficial en el Palacio Sa’dabad de Teherán a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdoğan, quien llegó en una visita oficial que éste ha insistido en mantener en la agenda pese a las críticas lanzadas recientemente sobre la situación en Yemen, donde Ankara acusa al régimen iraní de fomentar la inestabilidad y las divisiones sectarias.

En su viaje Erdoğan viaja acompañado por una amplia delegación que incluye a los ministros de exteriores, economía, energía, comercio, desarrollo, y turismo y cultura, así como al jefe de los servicios de inteligencia. Ambos líderes tenían previsto presidir el mismo día la segunda reunión del Consejo de Cooperación de Alto Nivel Turco-Iraní, tras la celebrada por primera vez en Ankara en junio de 2014 durante la visita que Rouhani realizó el pasado año a Turquía. El presidente turco se reunirá también con el líder religioso de país, el ayatolá Ali Jamenei.

Ankara y Teherán mantienen importantes relaciones económicas, siendo Irán el segundo mayor suministrador de gas natural a Turquía después de Rusia, con 10.000 millones de metros cúbicos anuales. Sin embargo y como ocurre en sus tratos con Moscú, turcos e iraníes tienen puntos de vista en ocasiones muy dispares en política regional y exterior, incluyendo temas como el conflicto en la vecina Siria, donde Irán –al igual que Rusia- es un firme defensor del presidente sirio Bashar al-Assad.

De hecho esta visita de Erdoğan se produce después de que él mismo lanzara hace dos semanas duras críticas contra Irán, al que pidió que retirara sus fuerzas en “Yemen, Siria e Irak”, calificando de “intolerable” su injerencia en varios países de la región. A raíz de estos comentarios, y de que el presidente turco respaldara la campaña de bombardeos de Arabia Saudí en Yemen contra las milicias chiíes Houthi, varios diputados iraníes solicitaron incluso la cancelación del viaje del presidente turco; ambos gobiernos decidieron sin embargo seguir adelante con la agenda prevista pese a las tensiones.

Durante una entrevista televisada el lunes, el propio ministro de exteriores turco Mevlüt Çavuşoğlu, sólo unas horas antes de viajar con Erdoğan a Teherán, realizaba unos comentarios sobre la política de Irán en Medio Oriente, asegurando que su postura en Yemen “puede llevar a la catástrofe” a la región por su fomento de las divisiones sectarias entre suníes y chiíes.