El PKK libera al turista secuestrado en Diyarbakır

El grupo armado kurdo puso en libertad a última hora del domingo al ciudadano británico secuestrado el sábado por la noche cuando viajaba en autobús por el sureste de Anatolia.

El PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), el grupo armado que opera principalmente en el sureste de Turquía, puso en libertad al turista británico que había secuestrado el sábado por la noche tras bloquear la carretera que conecta las ciudades de Diyarbakır y Bingöl, según informaron el lunes las autoridades locales.

El secuestro tuvo lugar en un área montañosa del distrito de Lice de la provincia de Diyarbakır, cuando un grupo de miembros del PKK detuvo a varios vehículos en la noche del sábado tras bloquear la carretera y ordenar a todos los ocupantes que se bajaran. Uno de los vehículos detenidos fue un autobús de pasajeros en el que viajaba un turista británico de 35 años de edad, y que al parecer se dirigía a la ciudad de Trabzon, en la costa del Mar Negro. Tras proclamar a los presentes sus consignas y prender fuego a al menos uno de los vehículos, los terroristas apresaron al turista y se lo llevaron consigo. Según los testimonios de los presentes los miembros del PKK parecían saber que el ciudadano británico viajaba a bordo del autobús.

Según informó el lunes a la prensa el gobernador de Diyarbakır, Mustafa Toprak, el hombre fue puesto en libertad a última hora del domingo en el distrito de Genç de la provincia vecina de Bingöl, tras lo que fue trasladado a un puesto de la gendarmería para ser interrogado sobre lo ocurrido. Según parece se encuentra en buen estado de salud, aunque no ha trascendido con qué objeto pudieron secuestrarle los miembros del grupo armado kurdo.

La Oficina de Exteriores del Reino Unido confirmó el secuestro y la posterior liberación de un ciudadano británico, pero sin revelar su identidad. No obstante varios medios turcos citando fuentes policiales identificaron al hombre como James Masami. Por ahora poco más se sabe del incidente, que las autoridades turcas siguen aún investigando.

El PKK ha llevado a cabo en las últimas semanas una intensa campaña de secuestro de civiles, varios de los cuales aún continúan retenidos y en paradero desconocido. El secuestro del turista británico el sábado en Diyarbakır coincidió con una visita que realizó a esa provincia de mayoría kurda el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, que ofreció un discurso antes miles de seguidores de su partido en la capital provincial, uno de los principales baluartes electorales del partido nacionalista kurdo BDP, a quien muchos en Turquía consideran la rama política del PKK.