exportación en puerto, comercio

El PIB de Turquía se contrajo un 1,8% en el tercer trimestre

La caída del consumo y las exportaciones por el impacto del intento de golpe de Estado en julio explican la que supone la primera caída interanual del PIB que Turquía registra desde 2009.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Turquía se contrajo hasta un 1,8% durante el tercer trimestre del año debilitado por la caída del consumo y las exportaciones tras el impacto económico y político del intento de golpe de Estado del 15 de julio, según datos publicados el lunes por el Instituto Estadístico Turco (TÜİK), que marcan la primera caída interanual del PIB turco desde 2009.

Concretamente el informe divulgado por el organismo estadístico oficial de Turquía apunta a que el gasto medio del hogar se redujo entre julio y septiembre un 3,2%, frente al 3,7% que había crecido en el segundo trimestre de 2016. Las exportaciones también cayeron en el tercer trimestre un 7%, mientras que las importaciones aumentaron en el mismo período un 4,3%.

Los datos de TÜİK muestra que el sector agrícola se contrajo en el tercer trimestre un 7,7%, mientras que la producción industrial cayó un 1,4% y la de bienes y servicios se desplomó un 8,4%. Por el contrario el sector de la construcción experimentó un aumento del 1,4% con respecto al mismo trimestre de 2015, posiblemente en parte al hecho de que el gasto público se disparó entre julio y septiembre nada menos que un 23,8%.

Nuestra economía creció al 2,2% en los nueve primeros meses del año. Una visible ralentización en el comercio global, una caída en el flujo de capital hacia los mercados emergentes, y las tensiones geopolíticas existentes, han tenido un impacto en nuestro crecimiento en el tercer trimestre”, reconoció el lunes el vice primer ministro turco y responsable de economía del gobierno, Mehmet Şimşek.

“Hemos tomado las medidas necesarias para hacer que esta contracción sea a corto plazo, y continuaremos tomando tales medidas”, añadió Şimşek, refiriéndose a toda una serie de reformas introducidas por el ejecutivo. El ministro destacó tanto los atentados terroristas sufridos este año por Turquía como el intento de golpe de Estado del 15 de julio como factores que pusieron a la economía turca bajo una importante presión.

Igualmente señaló a la intentona golpista Naci Ağbal, ministro de Finanzas de Turquía, para explicar la caída del PIB nacional en el tercer trimestre; no obstante Ağbal se refirió también al descenso de los ingresos por turismo y la caída de las exportaciones, si bien destacó que los indicadores positivos del cuarto trimestre permiten ser optimistas sobre la evolución económica. “Las medidas del gobierno para fomentar el crecimiento y las reformas estructurales llevadas a cabo (…) contribuirán a un mayor crecimiento en 2017”, añadió el ministro.

Por otro lado Turquía revisó la cifra de crecimiento del PIB del segundo trimestre hasta situarla en el 4,5% frente a una anterior estimación del 3,1%, mientras que la del primer trimestre de 2016 se corrigió al 4,5% frente a la anterior cifra del 4,7%; unas correcciones que –según explicó Şimşek- se producen después de que Turquía haya ajustado su metodología a los estándares internacionales y de la UE. La semana pasada TÜİK anunció que modificaría el método que ha estado empleando para calcular el PIB para reflejar más correctamente la influencia de los indicadores macroeconómicos.