El número de muertos por los atentados en Oslo supera las 90 personas

El número de fallecidos por los atentados que sacudieron el viernes la capital noruega, Oslo, supera ya las 90 víctimas, después de que una bomba explotara junto a la sede del gobierno.

El número de fallecidos por los atentados que sacudieron el viernes la capital noruega, Oslo, supera ya las 90 víctimas, después de que una bomba explotara junto a la sede del gobierno y un fundamentalista cristiano de extrema derecha abriera fuego en un campamento.

Al menos siete personas fallecieron tras explotar una potente bomba en el centro de Oslo, que destrozó las ventanas de la sede del primer ministro y causó importantes daños en al menos dos ministerios. La policía sin embargo aún continúa buscando entre los escombros y no descarta encontrar nuevas víctimas, según indicó un portavoz

La policía se desplegó el viernes por toda la ciudad y ordenó la evacuación del centro de la capital, mientras el primer ministro Jens Stoltenberg llamó en director por teléfono a la televisión describiendo la situación como «muy grave» y relatando que no podía decir dónde se encontraba por razones de seguridad nacional.

Poco después de la explosión que sacudía el centro de la capital, un hombre que ha sido descrito como alto, rubio y vestido de policía abrió fuego en un campamento de las juventudes del Partido Laborista ubicado en la pequeña isla de Utoeya, al noroeste de Oslo, donde los testigos afirmaron haber visto al menos 20 cadáveres flotando en el agua.

En un primer momento las autoridades noruegas hablaron de sólo una decena de fallecidos, pero en una rueda de prensa celebrada el sábado por la mañana la policía reconoció un mínimo de 84 muertos, mientras continuaba buscando más cuerpos en el agua.

Esta ola de ataques, los más violentos sufridos por Noruega desde la II Guerra Mundial, aún no ha sido reivindicada por ningún grupo. Algunos diarios dentro y fuera de Noruega habían especulado con la posibilidad de que el integrismo islámico estuviera detrás debido a las amenazas que Noruega ha recibido en el pasado de Al Qaeda

Sin embargo ya el viernes había indicios que apuntaban a un acto vinculado a grupos extremistas dentro del propio país, y un responsable de la policía noruega confirmó el sábado que la principal pista que siguen en la masacre de la isla Utoeya es que se trata de un joven fundamentalista cristiano de extrema derecha con tendencias islamófobas.