El gobierno propone un referéndum sobre el sistema presidencial en Turquía para octubre

El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu aseguró el fin de semana que la redacción de una nueva constitución estará completada en abril, y que ésta incluirá la adopción del sistema presidencial para Turquía.

El ministro de salud de Turquía, Mehmet Müezzinoğlu, señaló el domingo en declaraciones realizadas ante miembros del partido gobernante AKP en la provincia de Edirne que el referéndum sobre la implantación de un sistema presidencial en Turquía podría llevarse a cabo entre los meses de octubre y noviembre de este año.

“Hagamos los cambios necesarios este año en la constitución. Preguntemos al país sobre la nueva constitución en un referéndum en octubre o noviembre”, declaró Müezzinoğlu, insistiendo en la necesidad de un cambio de sistema de gobierno en el país. “El progreso de Turquía será mucho más rápido con el sistema presidencial. Preguntaremos a nuestra nación si quiere el sistema presidencial, o el fortalecimiento del actual sistema parlamentario”, agregó.

Müezzinoğlu aprovechó también para criticar a la oposición por afirmar que el actual presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, quiere que el país adopte el sistema presidencial para acumular más poderes ejecutivos. “Ellos afirman sin ningún reparo que el señor Erdoğan quiere el sistema presidencial. Pero, ¿por qué entonces no se atreven a preguntar al país si quiere o no un nuevo sistema?”, insistió Müezzinoğlu. “Hago un llamamiento a la oposición para que se atreva a preguntar al país su opinión”, añadió el ministro.

El fin de semana, durante una reunión con empresarios, el primer ministro turco Ahmet Davutoğlu afirmó que el proceso de redacción de una nueva constitución para Turquía se acelerará en las próximas semanas para “cubrir las expectativas del pueblo turco”.

Según aseguró Davutoğlu, la redacción de una nueva constitución se completará el próximo mes de abril y ésta incluirá la adopción del sistema presidencial, tal y como defiende su partido AKP. Las declaraciones del primer ministro no obstante chocan con el hecho de que la comisión parlamentaria encargada de elaborar un nuevo texto constitucional se disolvió el pasado 17 de febrero tras la retirada de los representantes de la oposición, precisamente por la insistencia del AKP de debatir la concesión de más poderes ejecutivos a la Presidencia.