mascarilla, pandemia de COVID-19

¿El fin de la pandemia? Adiós a la mascarilla en Turquía

Desde hoy, la mascarilla deja de ser obligatoria en Turquía, salvo en hospitales y transporte público. El fin de la pandemia parece más cerca

Turquía da hoy un paso más hacia la “nueva normalidad” tras la pandemia de COVID-19 con el adiós al uso obligatorio de la mascarilla tanto en exteriores como en interiores, después de que el presidente turco Tayyip Erdoğan anunciase ayer que, ante el descenso continuo de los contagios de coronavirus en el país, desde este miércoles sólo será obligatorio su uso en hospitales y en el transporte público.

Aunque aún se mantienen ambas excepciones en las que usar mascarilla será obligatorio, la expectativa tanto del gobierno como de las autoridades sanitarias es que en poco tiempo también deje de ser obligatorio su uso en hospitales y el transporte, después de que el pasado 2 de marzo Turquía ya anunciase el fin de la mascarilla obligatoria en exteriores y en interiores bien ventilados.

“La obligación en interiores seguirá en vigor sólo en el transporte público y en los centros sanitarios durante algo más de tiempo, hasta que el número de casos se reduzca por debajo de los 1.000 diarios”, anunció ayer Erdoğan durante una conferencia de prensa tras una reunión del Comité Científico Asesor del Coronavirus en la capital turca, Ankara. En las últimas 24 horas, Turquía registró sólo 2.511 nuevos casos positivos y 14 fallecidos por COVID-19, y los contagios están en niveles mínimos durante las últimas dos semanas.

Pese a todo, el presidente turco subrayó que para aquellas personas que tengan enfermedades crónicas así como para los mayores de 65 años, las autoridades “recomiendan” que sigan utilizando mascarillas. Erdoğan, que quiso dar las gracias a todos los trabajadores sanitarios por sus enormes esfuerzos durante la pandemia, anunció además que el Comité Científico ya no seguirá reuniéndose de forma regular, salvo en caso de emergencia.

La vacunación, clave para acabar con la pandemia

Recordando la importancia clave que ha tenido la vacunación, el mandatario turco hizo hincapié en que “Turquía ha sido 1 de los 9 países del mundo que ha producido su propia vacuna contra la COVID”, en referencia a la vacuna Turkovac, que se administra en los hospitales del país desde el 30 de diciembre.

“Esta pandemia nos ha enseñado que tenemos que ser autosuficientes en materia de salud”, dijo Erdoğan. “Los países europeos han levantado muchas restricciones, y creo que nuestro país ha llegado al mismo punto también”, añadió.

En sus primeras declaraciones tras anunciar Erdoğan el adiós a la mascarilla en Turquía, el ministro turco de Salud Fahrettin Koca subrayó que se sentían “feliz de dejar atrás días difíciles”. “Hemos acabado con el temor a la pandemia. Ahora, estamos seguros. Tenemos vacunas y medicamentos”, dijo Koca, presagiando el pronto fin de la pandemia.