El Fenerbahçe pide la suspensión de la liga tras el ataque contra su autobús

El ataque ocurrido el sábado por la noche contra el autobús que transportaba de vuelta a los jugadores del equipo causó heridas de bala en la cara al conductor, que se encuentra estable dentro de la gravedad.

El club de fútbol Fenerbahçe pidió el domingo la suspensión de la Spor Toto Süper Lig de Turquía después de que el conductor del autobús que llevaba al equipo de regreso al aeropuerto tras disputar un partido resultara herido con varios impactos de bala.

“Consideramos que mientras este ataque no se resuelva de forma que satisfaga al Fenerbahçe y a la opinión pública, una suspensión del campeonato es inevitable”, declaró el club turco en un comunicado difundido en su página web, en el que subrayaba la “importancia vital” de encontrar y castigar a los culpables.

El suceso, que ha desatado la indignación social y llevado a destacadas figuras del mundo del deporte y la política del país a emitir mensajes de condena, se produjo el sábado por la noche en el distrito de Araklı de la provincia de Trabzon, en la costa turca del Mar Negro, cuando un autobús transportaba a los jugadores del Fener tras haber vencido por 5-1 a un equipo de la región, el Çaykur Rizespor, hasta el aeropuerto de Trabzon para tomar un avión hacia Estambul.

Las informaciones de que se dispone por ahora indican que en torno a las 22:15 (21:15 CET) un individuo armado abrió fuego contra las ventanas del autobús causando varias heridas al conductor, Ufuk Kıran, lo que hizo que éste perdiera el control del vehículo; fue gracias a un agente de seguridad que viajaba sentado junto al chófer que se evitó una tragedia, ya que pudo presionar a tiempo los frenos e impedir que el autobús se saliera de la autovía por la que circulaba y chocara contra el lateral de un viaducto, lo que podría haber tenido consecuencias imprevisibles.

Aunque en estado de shock por lo ocurrido, ninguna otra persona resultó herida en el incidente, mientras que el autor de los disparos se dio a la fuga y está actualmente buscado por la policía. El conductor, sangrando abundantemente por la cara, pudo salir por su propio pie y fue trasladado a toda velocidad por un coche patrulla hasta un hospital. Posteriormente las fuerzas de seguridad turcas escoltaron al equipo durante el resto del viaje hasta el aeropuerto.       

Los médicos que atienden a chófer confirmaron el domingo a la prensa que Kıran había sufrido una herida de bala en la cara, que entró por la parte izquierda del rostro y que actualmente se encuentra alojada parcialmente en el hueso. No obstante se encuentra estable y sus funciones vitales son normales, y a la espera de ser operado, no se teme por su vida ni se han producido daños cerebrales.

El suceso fue rápidamente condenado por todos los clubes de la liga turca así como por responsables del gobierno, destacando que lo ocurrido no era representativo ni del deporte ni del sentimiento mayoritario de los hinchas turcos. El ministro de deportes del país, Akif Çağatay Kılıç, afirmó por su parte en declaraciones a la cadena privada NTV que se están barajando todas las opciones y no descartó una suspensión temporal de la liga de fútbol.