EL DALAI LAMA VISITA FRANCIA EN PLENOS JUEGOS OLÍMPICOS

El Dalai Lama empieza este lunes una visita a Francia, en plenos Juegos Olímpicos de Pekín, con una agenda en la que no figurará un encuentro con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que decidió no ver al jefe espiritual tibetano para no enconar las relaciones chino-francesas.

El dirigente budista, de 73 años, premio Nobel de la Paz y encarnación mundial de la no violencia, llegó a Francia este lunes y fue recibido en el aeropuerto parisiense de Roissy-Charles-de-Gaulle por miembros de su comunidad religiosa.

El martes empezará propiamente su visita, que terminará el 23 de agosto y será esencialmente religiosa, a excepción de un encuentro con parlamentarios franceses.

Prevista desde hace más de dos años, esta estadía francesa se convirtió en una cuestión política tras la dura represión china de unos disturbios en Tíbet, en marzo, que provocó las críticas internacionales y entorpeció el recorrido mundial de la antorcha de los JO de Pekín, especialmente en su etapa en París.

Esto último y la amenaza del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de no asistir a la inauguración de los JO dieron lugar a varios meses de conflicto diplomático entre París y Pekín, empeorado por la decisión de la alcaldía de París de nombrar hijo honorario al líder tibetano.

China amenazó asimismo con \»graves consecuencias\» en las relaciones bilaterales con Francia si Sarkozy recibía al Dalai Lama, a quien el gobierno de Pekín considera un \»secesionista\». Ante la situación, Sarkozy decidió en junio asistir a la inauguración de los JO, el viernes pasado, y, para allanar más la tensión anunció el pasado miércoles que tampoco recibirá al Dalai Lama durante su estadía en Francia porque, en teoría, el líder espiritual tibetano no solicitó dicho encuentro.

El jefe del Estado francés aseguró, no obstante, que tendrá ocasión de reunirse con el Dalai Lama durante este año, pero sin precisar fechas. El período de los JO en Pekín \»no es el momento\» para un encuentro de ese tipo, confirmó Wangpo Bashi, un representante del Dalai Lama en Francia, al precisar igualmente que se contempla una entrevista con Sarkozy \»durante el año, más tarde\».

Quien, en cambio, sí se encontrará con el líder tibetano será la esposa de Sarkozy, Carla Bruni -que no tiene funciones oficiales, según la ley francesa-, con motivo de la inauguración de un templo en el sur de Francia, el 22 de agosto.

Por su parte, Bashi también confirmó que la visita del dirigente budista será, sobre todo, \»espiritual y religiosa porque así se ha querido\».

El representante del Dalai Lama también recordó que la estadía francesa del líder tibetano estaba prevista \»desde hace mucho tiempo\», ya que en un primer momento tenía que haberse llevado a cabo en julio de 2006.

En este contexto sólo está previsto un acto \»político\»: un encuentro, el miércoles, con senadores y diputados del grupo parlamentario francés sobre Tíbet. Después, el Dalai Lama se reunirá con los líderes de la comunidad tibetana en Francia.

Hace varios meses, el ministro de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, y la secretaria de Estado para los Derechos Humanos, Rama Yade, se declararon dispuestos a recibir al líder tibetano pero, por el momento, no se tiene noticia de esos encuentros