El ayuntamiento de Estambul decide retirar los nuevos y polémicos ferries

El alcalde de la ciudad ha cancelado la compra de los nuevos modelos, cuyo diseño cerrado y excesivamente moderno había suscitado numerosas críticas entre gran parte de los estambulitas.

El Ayuntamiento Metropolitano de Estambul ha anunciado la cancelación de la compra de otras seis unidades previstas del nuevo modelo de ferry para la ciudad, después de las numerosas críticas ciudadanas recibidas por su diseño cerrado y con una estética claramente diferente respecto a los habituales barcos que cruzan el Estrecho del Bósforo.

A principios del verano entraban en funcionamiento cuatro de los nuevos ferries como parte de la flota que transporta a diario a unos 145.000 pasajeros por el Bósforo. Diseñados y fabricados en Turquía, los nuevos barcos incluyen nuevas y modernas instalaciones, sistemas de confort, accesos para discapacitados, capacidad para unos 700 pasajeros, motores más potentes y eficientes, y un diseño simétrico que evita que tengan que maniobrar para dar la vuelta cada vez que llegan a su muelle de destino.

Pese a todas estas ventajas, los nuevos modelos no despertaron precisamente entusiasmo entre muchos estambulitas, que criticaron rápidamente su diseño cerrado al mar y demasiado rompedor con la estética de los ferries que hasta ahora han caracterizado la ciudad.

La prensa turca llevó a bautizar a los nuevos barcos como “plazas flotantes”, y criticó que al contrario que en otros proyectos no se consultara a los ciudadanos sobre el diseño. El mismo ex embajador turco en Estados Unidos, Namık Tan, calificó a los nuevos ferries como “latas feas” y aseguró que “de haber sido consultados, los ciudadanos no habrían dado su aprobación para estos antiestéticos adefesios”.

Finalmente el alcalde metropolitano de Estambul, Kadir Topbaş, habría decidido ante el rechazo público suscitado por los primeros barcos cancelar la orden de compra de otras seis unidades pendientes, y según la prensa turca habría encargado que los seis ferries pendientes fueran construidos con un diseño similar al de los actuales.