El AKP presentará una reforma constitucional en marzo

El gobierno del AKP presentará un paquete de reformas ante el parlamento turco a finales de marzo con el objetivo de acercar a Turquía a los estándares de la UE, incluyendo una reforma judicial.

El gobierno del AKP presentará un paquete de reformas ante el parlamento turco a finales de marzo con el objetivo de acercar a Turquía a los estándares de la UE, incluyendo una reforma judicial, según anunció el domingo a la prensa el primer ministro Recep Tayyip Erdoğan.
 
Erdoğan realizó estas declaraciones tras una reunión que tuvo lugar ayer del Grupo de Seguimiento de Reformas de la Unión Europea, presidido por el ministro responsable de las negociaciones con la UE Egemen Bağış, donde se hizo un repaso a los últimos acontecimientos en relación al progreso de Turquía hacia la integración en el bloque europeo.
 
El líder del AKP dijo que nadie debería intentar bloquear estas reformas y advirtió que si pese a ser aprobadas por el parlamento alguien intentaba bloquearlas las sometería a referéndum popular, en una alusión a la oposición especialmente del CHP, que ha llevado varias veces reformas aprobadas en la Asamblea Nacional Turca ante el Tribunal Constitucional para que fueran anuladas. «Si no podemos alcanzar un consenso sobre una reforma constitucional, buscaremos el apoyo del público en un referéndum», declaró.
El primer ministro turco aprovechó de paso para criticar tanto a la oposición como al Consejo Supremo de Jueces y Fiscales (HSYK), que recientemente suspendió a un fiscal que investigaba el caso Ergenekon. Erdoğan subrayó que el HSYK no es el órgano legislativo del país y mostró la determinación de su gobierno a implementar en Turquía los estándares que rigen no sólo en la UE sino en la mayor parte del mundo mediante una reforma constitucional.
Los periodistas también le preguntaron al primer ministro Erdoğan por la propuesta que será votada este jueves en el Comité de Exteriores de la Cámara de Representates de Estados Unidos, en la que se pide que los sucesos ocurridos en 1915 sean reconocidos como un «genocidio», tal y como sostiene la versión armenia. Erdoğan aseguró que si una propuesta así se aprueba el difícil proceso puesto en marcha para normalizar las relaciones entre Turquía y Armenia se verá seriamente perjudicado.