Dos muertos y 100 heridos por explosiones durante un mitin en Turquía

El gobierno turco calificó de “provocación” las explosiones, que se produjeron durante un acto de campaña del partido HDP en la ciudad de Diyarbakır a sólo 48 horas de las elecciones generales en Turquía.

Al menos dos personas fallecieron y un centenar resultaron heridas después de que se produjeran dos explosiones consecutivas durante un mitin electoral del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en su feudo electoral de Diyarbakır, en el sureste de Turquía.

Las explosiones, separadas por un intervalo de cinco minutos y que provocaron escenas de pánico, se produjeron en la céntrica Plaza İstasyon de la ciudad cuando la formación nacionalista kurda celebraba un multitudinario acto de campaña para las elecciones parlamentarias que tendrán lugar este domingo. Algunos diarios locales hablaron de hasta 4 muertos y cerca de 200 heridos, pero estas cifras no fueron confirmadas oficialmente.

Inicialmente varios medios en Turquía informaron que las explosiones podrían haberse debido a un problema en un transformador situado junto al lugar del incidente; una posibilidad que negó posteriormente el propio ministro turco de energía Taner Yıldız.

“Hemos enviado personal al lugar de la explosión y tras las comprobaciones, se me ha notificado claramente que el transformador no causó las explosiones”, aseveró el ministro en declaraciones a la prensa desde la provincia de Kayseri. “Su puerta estaba dañada por una presión procedente del exterior, y no a la inversa”, añadió apuntando a una causa externa. El Ministerio del Interior por su parte anunció el envío de un equipo de expertos a la zona para determinar la causa exacta de las explosiones.

Tras el incidente, el mitin electoral fue suspendido por razones de seguridad pero un gran número de jóvenes simpatizantes del HDP permaneció en el lugar protestando; posteriormente algunos grupos lanzaron piedras contra la policía y prendieron fuego a uno de sus vehículos, desatando la intervención de agentes antidisturbios que emplearon cañones de agua para dispersarlos.

El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu ordenó una investigación inmediata tras conocer la noticia y pidió a los habitantes de Diyarbakır que no cayesen en cualquier posible acto de provocación. “Como primer ministro, siempre condeno cualquier ataque contra cualquier partido de la oposición… Al igual que hemos capturado a los autores de ataques contra el HDP en el pasado, capturaremos a los autores de esto”, dijo Davutoğlu, quien posteriormente durante un mitin electoral del partido gobernante AKP en la provincia de Kilis –también al sureste de Turquía- calificó lo ocurrido como “una provocación contra nuestra democracia”.

En similares términos se expresó el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan durante una entrevista televisada en directo en la noche del viernes, a medida que las informaciones apuntaban a un posible ataque premeditado. “Es obvio que las explosiones pretenden eclipsar las elecciones. La expansión de la democracia, la unidad nacional, el proceso de paz… Hay grupos que quieren eclipsar estas cosas”, aseguró.

Las explosiones tenían lugar en torno a las 17:00 horas del viernes, aproximadamente hora y media antes de que el co-presidente del partido, Selahattin Demirtaş, se dirigiera a la multitud presente en Diyarbakır. Posteriormente, desde la sede del partido HDP en la ciudad, Demirtaş también pidió a sus simpatizantes que no cayesen en provocaciones al tiempo que elogió “el sentido común y la calma” que mantuvieron los asistentes al mitin, y que a su juicio evitó una tragedia mayor.

“No os preocupéis por aquellos que quieren poneros furiosos. Ningún sucio plan puede tener éxito ante una nación tan fuerte. No van a conseguirlo, y vamos a ganar. La paz y la libertad van a ganar”, dijo en un discurso ante sus seguidores. “Yo estaba a unos 30 metros del lugar de la explosión. Una decena de nuestros colegas resultaron heridos, algunos de gravedad. Fuera cual fuese la causa de la explosión, pido a la gente de Diyarbakır que mantenga la calma y evite cualquier tipo de provocación”, insistió posteriormente durante una entrevista telefónica con la cadena CNN Türk.

El día anterior a este incidente, el jueves, dos vehículos pertenecientes al HDP fueron atacados por manifestantes nacionalistas en las provincias de Erzurum y Bingöl, al este del país, en unos actos que causaron la muerte a uno de los conductores y dejaron a otro gravemente herido.

Turquía celebrará elecciones legislativas este domingo 7 de junio, y en ellas el HDP, que aspira a recibir votos no sólo entre los nacionalistas kurdos –su tradicional base electoral- sino también entre votantes de izquierda de las provincias occidentales, podría quedarse sin representación parlamentaria si no obtiene al menos el 10% de los votos nacionales. De lograrlo, por el contrario, el partido –que por primera vez no ha recurrido a presentar candidatos independientes- podría duplicar su actual número de diputados hasta los 50 ó 60 escaños, en detrimento de otros partidos mayoritarios.