BDP y CHP incluirán candidatos pendientes de juicio en sus listas

El vice primer ministro turco Cemil Çiçek se mostró el domingo favorable a la decisión de los partidos, de cara a las próximas elecciones generales.

El vice primer ministro turco Cemil Çiçek se mostró el domingo favorable a que los partidos que así lo deseen incluyan en sus listas electorales para las próximas elecciones generales del 12 de junio a candidatos que estén pendientes de resoluciones judiciales, algo que podrían hacer el partido kurdo BDP y el CHP, principal partido de la oposición.

«La cuestión importante aquí es el deseo de la gente… Las leyes especifican unos criterios para la designación de las personas (como candidatos), y si una persona es legalmente adecuada, es decisión del partido nominarlos o no», declaró Çiçek durante una entrevista mantenida ayer en la televisión turca.

El vice primer ministro turco se refería así al anuncio hecho también el domingo por parte del partido nacionalista kurdo BDP de que seis personas acusadas de pertenencia al KCK -considerada en Turquía como la rama urbana del grupo terrorista PKK- y que actualmente están en prisión preventiva a la espera de juicio, se presentarían a las elecciones como candidatos independientes con el apoyo del partido.

Además el principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), podría incluir también a dos personas que actualmente están en prisión preventiva entre sus listas de candidatos para los comicios del 12-J. Se trataría del periodista Mustafa Balbay y de Mehmet Haberal, ex rector de la Universidad Başkent de Ankara, ambos actualmente en prisión acusados de vínculos con la trama golpista llamada «Ergenekon» y que han presentado una solicitud para ser admitidos como candidatos en las listas del CHP.

Este lunes a las 17:00 horas se cumple el plazo que tienen los partidos para presentar sus candidaturas a la Junta Suprema Electoral de Turquía (YSK). Caso de que esos candidatos pendientes de juicio fueran elegidos como miembros del parlamento, teóricamente disfrutarían de inmunidad parlamentaria durante los cuatro años de su mandato, lo que ha levantado ampollas dentro de las propias filas del principal partido de la oposición, especialmente entre quienes consideran que la designación de candidatos sospechos de participar en una trama golpista acabaría con la credibilidad del CHP como partido democrático.