Decenas de niños hospitalizados tras una venganza por acoso escolar

Más de una docena de alumnos de un colegio de Bursa tuvieron que ser ingresados en urgencias después de que un compañero que sufría bullying les echara pegamento en el agua.

Decenas de estudiantes fueron hospitalizados en la provincia de Bursa, al noroeste de Turquía, después de que un compañero de clase echara pegamento en sus botellas de agua como venganza por el acoso al que le sometían en el colegio.

Según informaron medios turcos el suceso se produjo en una escuela de primaria del distrito de Yıldırım, situado en la zona este de la ciudad de Bursa. El alumno de tercer grado y de unos 8 años de edad, identificado únicamente por las siglas Z.A., entró al parecer en el aula cuando todo el mundo se encontraba ausento por estar asistiendo a la clase de educación física.

El menor decidió entonces echar pegamento en las botellas de agua de sus compañeros de clase, al parecer como venganza porque supuestamente sufría bullying. Como consecuencia, decenas de alumnos comenzaron a sentirse mal tras regresar al aula y beber el agua.

Tras ser alertados los servicios de emergencia del 112, varias ambulancias y dotaciones de la policía acudieron al centro escolar, y los alumnos afectados fueron trasladados en ambulancia a la unidad de urgencias del hospital universitario de Bursa para recibir tratamiento.

En declaraciones a los periodistas, el doctor Efrail Atıcı aseguró que todos los niños que habían ingresado en el centro hospitalario por intoxicación se encuentran en buen estado de salud, y se espera que sean dados de alta este mismo miércoles.

Por ahora la policía está investigando el incidente analizando las grabaciones de las cámaras de seguridad del centro, cuya dirección podría abrir un expediente disciplinario contra el alumno responsable y finalmente decretar su expulsión del colegio.