Cerca de 400 muertos por el seísmo en China

El mal tiempo y los daños en las carreteras de la zona están complicando las labores de rescate en la zona, donde más de 40.000 personas se han quedado sin hogar.

Los equipos de rescate trataban el lunes de encontrar más supervivientes entre los escombros de los edificios en la provincia de Yunnan, al suroeste de China, que el domingo sufrió un fuerte seísmo de 6,5 grados que ha dejado cerca de 400 muertos y más de 1.800 heridos, según las últimas informaciones difundidas por medios estatales chinos.

Las autoridades locales afirman que más de 12.000 casas se han visto destruidas por completo por el terremoto y que otras 30.000 han quedado dañadas en el condado de Ludian, con una población de unos 266.000 habitantes y situado a unos 370 kilómetros al noreste de la capital de Yunnan, Kunming. El temblor se registró a las 16:30 hora local del domingo a una profundidad de sólo 12 kilómetros.

El primer ministro chino Li Keqiang viajaba el lunes hasta esta humilde región del suroeste de China para supervisar los trabajos de búsqueda, mientras cientos de personas continuaban trabajando en la zona del desastre. El gobierno de Pekín ha enviado ya miles de tiendas, abrigos y camas plegables al área, mientras el presidente del país, Xi Jinping, ha pedido que se dé prioridad al rescate de las víctimas y a proporcionar un alojamiento adecuado a los supervivientes.

La agencia sísmica china informaba el lunes que más de 400 réplicas han sacudido la región desde el temblor principal del domingo, con magnitudes que han llegado a alcanzar incluso los 4,9 grados en la escala Richter. Las tormentas y las lluvias previstas en la zona afectada por el temblor están complicando los esfuerzos para proporcionar asistencia a las miles de personas que se han quedado sin hogar, a lo que hay que añadir además los daños en las carreteras de la región que ha causado el terremoto.