Botones del pánico en los autobuses contra el acoso sexual

Una decisión municipal obligará a todos los vehículos de transporte público de Adana, al sur de Turquía, a instalar botones de emergencia destinados especialmente a evitar casos de violencia o acoso contra las mujeres.

Las autoridades de la provincia de Adana, al sur de Turquía, han puesto en marcha una iniciativa para instalar botones del pánico en los vehículos de transporte público de la región para que una pasajera pueda pedir ayuda inmediata en caso de que se vea amenazada o acosada sexualmente.

La decisión fue tomada a sugerencia de la oficina del fiscal durante la última reunión del Centro de Coordinación de Transporte del Ayuntamiento Metropolitano de Adana (UKOME), en la que se acordó instalar este tipo de botones de emergencia, que podrán ser usados por cualquier pasajero que se sienta en peligro.

No obstante estos “botones del pánico” están destinados especialmente a evitar casos de violencia o acoso sexual contra las mujeres, sobre todo a raíz del caso del brutal asesinato de la joven estudiante  Özgecan Aslan en la vecina provincia de Mersin, ocurrido el pasado mes de febrero, pero también después de que recientemente se registrara un caso de acoso sexual contra una joven de 17 años que se dirigía en un minibús a un hospital de Adana.

Además otra de las medidas aprobadas en la reunión obliga a los conductores de transportes públicos a obtener un certificado hospitalario que acredite que no consumen drogas, y a someterse a pruebas educativas y psicotécnicas que evalúen su preparación; en caso de no contar con alguno de estas acreditaciones, el chófer perdería su licencia para conducir.

Recientemente el UKOME ya aprobó otra iniciativa para la instalación en vehículos de transporte público de Adana –que cuenta con una población de más de 2 millones de habitantes- de cámaras de seguridad de alta resolución que muestren y graben tanto al conductor como a los pasajeros.