Barzani al PKK: »Los kurdos deben luchar por sus derechos en el parlamento»

El presidente del gobierno autónomo kurdo de Irak pide al PKK que deponga las armas, al tiempo que Bagdad reconoce su incapacidad para combatir la presencia del grupo armado en su territorio.

Pese a reiterar su rechazo a las operaciones aéreas que desde la pasada semana lleva a cabo el ejército turco contra las bases que el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) mantiene en las montañas iraquíes fronterizas con Turquía, el presidente de la administración autónoma kurda del norte de Irak manifestó su firme oposición a la presencia del PKK en su territorio, y pidió a los miembros de la organización armada que depongan las armas definitivamente y defiendan sus ideas desde la política.

«Yo soy de la convicción que los kurdos deberían luchar por su causa en el parlamento. Esto es 100 veces más efectivo y mejor que matar a 10 soldados», dijo Barzani en unas declaraciones hechas esta semana a la web en lengua kurda Nefel.com

«Nosotros estamos en contra de la política de la muerte. En mi opinión, la muerte de soldados turcos por parte del PKK es un gran error. Esto no está sirviendo a la causa kurda. Id y haced vuestra guerra en el parlamento», agregó el presidente del Kurdistán iraquí en referencia a los miembros del PKK.

Barzani condenó también esta semana los bombardeos selectivos llevados a cabo por la aviación turca contra los campamentos que el PKK mantiene en territorio de la administración kurda iraquí, unos bombardeos que según el gobierno de Arbil han causado 7 víctimas civiles y que han desatado protestas entre la población.

El Estado Mayor Turco informó el martes que los ataques aéreos habían causado hasta la fecha la muerte a entre 90 y 100 miembros de la organización armada, al tiempo que el gobierno turco advirtió que las operaciones continuarían en tanto persistan los ataques contra las fuerzas de seguridad turcas por parte del PKK, que emplea las montañas iraquíes fronterizas con Turquía como refugio desde el que infiltrarse en territorio turco.

Bagdad reconoce su incapacidad para controlar al PKK

Por otro lado un funcionario iraquí reconoció que pese a que el gobierno de Bagdad se opone a los ataques aéreos del ejército turco en cuanto que suponen una violación de su soberanía, la presencia del PKK en su territorio supone un problema frente al cual la administración iraquí carece de los medios y fuerzas necesarias para impedirlo.

«Cruzar la frontera es un tema serio en términos de la soberanía de Irak», declaró a la prensa en Bagdad Humam Hamoudi, presidente de la comisión de exteriores del parlamento iraquí. «Nos incomoda igualmente la presencia de grupos ilegales (el PKK) en estas zonas (del norte de Irak); sin embargo, que nuestro vecino no entre sin llamar a nuestra puerta primero», dijo Hamoudi, dejando entrever que el gobierno iraquí podría consentir las operaciones de Turquía siempre y cuando sea informado previamente de ello.

Hamoudi reconoció que Irak carece de las fuerzas de seguridad necesarias -tanto en número como en preparación- para capturar los campamentos que el PKK posee en la región y expulsar al grupo terrorista del norte de Irak. Sin embargo en su opinión es necesario una mayor coordinación del mecanismo tripartito establecido entre Turquía, Irak y Estados Unidos, creado para garantizar la seguridad y la estabilidad en la región pero que en esta ocasión no ha funcionado como debiera.

El presidente de la comisión de exteriores del parlamento iraquí también se refirió a la posibilidad de la creación de un estado independiente kurdo en el norte de Irak, en caso de que la actual administración autónoma kurda iraquí se independizara del país como en alguna ocasión se ha especulado. A este respecto y preguntado por un periodista, Hamoudi citó al propio presidente iraquí Jalal Talabani, quien a su vez es de origen kurdo, y que en una ocasión habló de esta posibilidad como algo totalmente irreal. Citando a Talabani, Hamoudi explicó que un estado así provocaría la reacción de otros países de los alrededores incluyendo Siria, Turquía e Irán, además del propio Irak, que lo aislarían internacionalmente.

«Un estado independiente kurdo en el norte de Irak nacería ya muerto, y no podría sobrevivir más de seis meses», explicó el diputado citando las palabras que el propio Talabani le había dicho al respecto.