lira turca, símbolo

Así será el símbolo de la nueva lira turca

El Banco Central de Turquía presentó públicamente ante los medios el que será el nuevo icono que identificará a la divisa nacional de Turquía.

El Banco Central de Turquía (TMB, por sus siglas en turco) presentó el jueves en público el que será a partir de ahora oficialmente el nuevo símbolo de la moneda nacional, la lira turca, tras las medidas tomadas en los últimos años para renovar y fortalecer la divisa nacional del país.

El nuevo símbolo presenta una «L» que en su parte inferior se curva de forma similar a un ancla, cruzada en su vertical por un doble trazado oblicuo que recuerda un poco al símbolo del euro. Según explicó el presidente del TMB, Erdem Başçı, esa simbología con el «ancla» pretende representar entre otras cosas que la nueva lira turca es un «puerto seguro» para las inversiones, mientras que el doble trazo oblicuo simboliza su creciente prestigio como divisa de un país con una economía emergente como es Turquía.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan, presente también durante el acto, explicó que el nuevo símbolo fue elegido entre 8.362 propuestas recibidas de todo el país tras un concurso nacional. Como destacó Erdoğan, la presentación del nuevo icono de la lira turca representa una nueva fase del proceso de fortalecimiento de la moneda nacional iniciado en 2005.

Fue ese año cuando Turquía inició una profunda transformación de su depreciada y desprestigiada moneda, asociada hasta entonces a una alta inflación. Tras eliminar seis ceros de la lira se creó una nueva moneda, la Nueva Lira Turca (YTL), que estuvo un tiempo de transición circulando conjuntamente con la antigua y posteriormente pasó a ser la única divisa vigente.

Finalmente el 1 de enero de 2009 se completó el proceso de transformación, poniendo en circulación una única moneda y eliminando la palabra «nueva» de su nombre, si bien esta terminología aún sigue empleándose a menudo entre muchos turcos para referirse a la nueva divisa y distinguirla de la antigua, con seis ceros de más.

Antes de su conversión, desde 1995 hasta 2004 la antigua lira turca figuró en el libro Guinness de los Récords en varias ocasiones como la divisa nacional con menos valor del mundo debido a las altas tasas de inflación que experimentó la moneda, especialmente desde los años 70 hasta los 90. En 2001 un dólar se cambiaba por un millón de liras turcas (TL). En los últimos años sin embargo, tras la reconversión de la lira y el crecimiento de la economía turca y las medidas de control de la inflación, la moneda turca -utilizada también en la República Turca del Norte de Chipre- se ha estabilizado frente al dólar y al euro: una transformación que ahora quiere consolidar con su nuevo símbolo.