Asesinados dos policías en el sureste de Turquía

Los dos agentes de tráfico morían tras ser ametrallados el domingo al mediodía en pleno centro de la ciudad de Diyarbakır. Más de 60 miembros de las fuerzas de seguridad turcas han muerto desde que el PKK puso fin en julio al alto al fuego.

Dos policías eran asesinados el domingo en la ciudad de Diyarbakır, al sureste de Turquía, en un ataque perpetrado por miembros del grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), según informaron medios locales.

El incidente tuvo lugar en torno a las 13:00 horas en el céntrico distrito de Kayapınar, cuando militantes del grupo armado abrían fuego contra un vehículo de la policía de tráfico, según informo el gobernador de Diyarbakır, hiriendo de gravedad a ambos agentes que –finalmente- acabaron falleciendo tras ser trasladados al hospital. Posteriormente las fuerzas de seguridad turcas localizarían el vehículo abandonado y un rifle Kalashnikov empleados por los terroristas en el ataque.

Este atentado tiene lugar en medio de una escalada de violencia –incluyendo ataques, atentados con bomba y secuestros- por parte del PKK, que a principios de julio anunció que ponía fin de forma unilateral al alto al fuego declarado en 2013 por su líder histórico, Abdullah Öcalan. Más de 60 miembros de las fuerzas de seguridad turcas han muerto desde entonces, según fuentes oficiales.

También el domingo un niño de 12 años fallecía en la misma provincia y otro resultaba herido al explotar junto a una carretera una bomba colocada por el PKK, que emplea este método habitualmente para atentar contra las fuerzas de seguridad. Precisamente el viernes 24 personas resultaban heridas, 14 de ellas civiles y 10 policías, cuando uno de estos artefactos explosivos era detonado al paso de un autobús en la provincia suroriental de Mardin.