Arrecian las críticas internacionales contra las torturas cometidas por la CIA