Al menos 12 refugiados muertos al hundirse un bote frente a las costas de Turquía

Un total de 22 personas de nacionalidad siria viajaban a bordo de un pequeño bote hinchable con capacidad para sólo 5 que trataba de alcanzar la isla griega de Samos. Entre ellos había cinco niños.

Al menos doce refugiados perecieron ahogados el viernes en aguas del Mar Egeo después de que su embarcación se hundiese frente a las costas de la provincia de Aydın, al oeste de Turquía, según informó la Guardia Costera Turca.

Medios turcos indicaron que a bordo del bote viajaban un total de 22 personas y que éste se hundió frente a las costas del distrito de Kuşadası. Inicialmente se informó de que eran once las víctimas, pero posteriormente los guardacostas turcos confirmaron que habían recuperado una docena de cuerpos; otras siete personas fueron rescatadas con vida, mientras continúan los esfuerzos por tratar de localizar a tres ocupantes más del bote que permanecen desaparecidos.

Según informó el diario turco Hürriyet los ocupantes que viajaban a bordo del bote hinchable, con una capacidad únicamente para 5 personas y que pretendía alcanzar la isla griega de Samos, son de nacionalidad siria. Todos viajaban sin chaleco salvavidas, y entre ellos había cinco niños. Imágenes de video de la agencia de noticias Doğan mostraban varios cuerpos cubiertos junto a una ambulancia en una playa de la zona. Dos personas de nacionalidad turca, que al parecer fueron quienes alertaron pidiendo ayuda, han sido detenidas como sospechosas de haber organizado el viaje.

Según datos dados a conocer esta semana por la Comandancia de la Guardia Costera Turca el número de solicitantes de asilo interceptados en el Mar Egeo, que separa Turquía y Grecia, ha caído en un 85% desde el acuerdo firmado entre Ankara y los 28 Estados miembros de la Unión Europea en marzo de 2016 y del que se cumple ahora un año. Sin embargo en los últimos meses el número de refugiados que intentan salvar la distancia que separa la costa oeste de Turquía de las islas griegas situadas a escasos kilómetros no ha dejado de crecer.