Afganistán, mujeres afganas

Afganistán: »La expulsión de las mujeres de las universidades es contraria al Islam»

Turquía ha expresado su rechazo a la medida anunciada por los talibanes: “Ni es islámica ni es humana”.

La expulsión de las mujeres de las universidades decidida por los talibanes en Afganistán es contraria al Islam”, ha asegurado este jueves el ministro turco de exteriores Mevlüt Çavuşoğlu, quien expresó la “seria preocupación” del gobierno de Turquía por esta medida durante una comparecencia de prensa conjunta en Ankara con su homólogo yemení.

Esta prohibición ni es islámica ni es humana. El Islam promueve la educación”, dijo Çavuşoğlu mostrando el firme rechazo a la medida anunciada por los talibanes, con quienes Turquía mantiene contactos aunque sin reconocer oficialmente su gobierno. “Les hemos pedido (a los talibanes) que sean inclusivos. Además, le hemos transmitido nuestra posición sobre los derechos de las mujeres y la educación de las niñas”, aseguró el ministro.

Çavuşoğlu recordó que hay aproximadamente un millón de mujeres afganas que aspiran a estudiar en la universidad, y añadió: “¿Qué daño podría hacer la educación de las mujeres a la Humanidad, o a Afganistán? ¿Qué clase de beneficio trae una decisión semejante?”, se preguntó.

Turquía: “La educación es un derecho fundamental”

Ayer mismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía expresó su rechazo al anuncio talibán subrayando que la educación es un derecho fundamental del que todos deberían beneficiarse, sin ningún tipo de descriminación, y pidió a las autoridades afganas que reconsideren la medida.

“La administración talibán ha tomado la decisión de prohibir a las estudiantes femeninas la entrada en las universidades de Afganistán. Esta es una decisión que va en contra del espíritu del Islam”, dijo por su parte Ibrahim Kalın, portavoz del presidente turco Tayyip Erdoğan.

La expulsión de las mujeres de las universidades de Afganistán fue anunciada el martes por los talibanes, que controlan el país desde la retirada de las tropas occidentales en 2021, y constituye la última decisión tomada por el grupo islamista radical para excluir a las mujeres de la vida social y política afgana.