Abdullah Gül en la Cumbre Económica de Eurasia: ‘’El IS debe ser derrotado’’

Los líderes reunidos esta semana en Estambul coincidieron en la necesidad de estrechar la cooperación y atacar las causas que explican el surgimiento de un fenómeno como el Estado Islámico.

Los presidentes y ex presidentes de países de la región euroasiática que han participado esta semana en Estambul en la 18ª edición de la Cumbre Económica de Eurasia han subrayado la necesidad de estrechar la cooperación internacional y no usar únicamente medios militares para combatir al autoproclamado Estado Islámico (IS) o “Daesh”, usando el nombre con que se conoce en el mundo árabe a este grupo terrorista.

“Este nuevo fenómeno llamado Daesh debe ser definitivamente derrotado en la región“, declaró durante su discurso en la cumbre, celebrada entre el 7 y el 9 de abril, el ex presidente turco Abdullah Gül, quien además insistió en la necesidad de una mayor colaboración e intercambio de información entre los países.

No es suficiente con destruirlo con acciones militares. Debería usarse también un poder blando además de un poder duro para acabar con él. Los líderes de Oriente Medio deberían convencer firmemente a los habitantes de la región”, subrayó Gül, añadiendo además que el fenómeno del IS es resultado de “la desesperación, la injusticia, la pobreza y la falta de educación”.

El recién nombrado presidente de Bosnia-Herzegovina, Marinko Čavara, hizo hincapié por su parte en el hecho de que la existencia del Estado Islámico en la región ha impulsado la islamofobia y la xenofobia en Europa. “La xenofobia es la falta de comprensión y de conocimiento, y provoca miedo entre la gente. Está en nuestras manos, en las de los políticos, asumir una actitud responsable y evitar la influencia negativa de la xenofobia en la Humanidad del futuro”, declaró Čavara.

La Cumbre Económica de Eurasia es un evento organizado cada año por la Fundación de Investigación Estratégica y Social Grupo Mármara con la participación de líderes políticos de Europa y Asia, así como de expertos en economía, energía, sociología, política y seguridad de estas naciones. En esta edición han participado representantes políticos de numerosos países, incluyendo –además de Turquía- Albania, Bosnia, Montenegro, Macedonia, Bulgaria, República Checa, Mongolia, Moldavia, Serbia, Eslovenia, Letonia o Rumanía, entre otros.