500 detenidos por las protestas sin precedentes en Egipto

La policía egipcia volvió a enfrentarse el miércoles a miles de manifestantes que salieron a las calles desafiando la prohibición del gobierno para volver a pedir más libertades.

La policía egipcia volvió a enfrentarse el miércoles a miles de manifestantes que salieron a las calles desafiando la prohibición del gobierno para volver a pedir más libertades y la dimisión del presidente Hosni Mubarak.

Al menos un manifestante y un agente de policía murieron en el centro de la capital egipcia, El Cairo, donde los participantes en las protestas quemaron neumáticos y lanzaron piedras para enfrentarse a los agentes anti-disturbios, que respondieron con porras y gases lacrimógenos. Fuentes del Ministerio del Interior de Egipto confirmaron que al menos 500 personas habían sido detenidas en los dos últimos días por las protestas, que no tienen precedentes en el país y se producen tan sólo dos semanas después del derrocamiento del presidente tunecino Zine al Abidine Ben Ali en otra serie de revueltas populares.

Egipto no vivía un movimiento de protesta similar desde que Mubarak llegó al poder en 1981, tras el asesinato de Anuar el Sadat a manos de islamistas. Unas 20.000 personas salieron el miércoles a las calles de diferentes ciudades del país para protestar contra la pobreza, el desempleo, la corrupción y la represión, y para pedir el fin de tres décadas de gobierno de Mubarak.

Cientos de personas se congregaron en la ciudad oriental de Suez fuera de una morgue para demandar la entrega del cuerpo de uno de los tres muertos en las protestas del martes. Otros cientos de personas se reunieron junto a la sede del sindicato de periodistas de El Cairo, uno de los pocos lugares donde las autoridades permiten realizar protestas. La policía los golpeó con porras cuando intentaron romper un cordón, mientras que manifestantes arrojaban piedras contra los oficiales.

Facebook y Twitter han sido de nuevo -y como ya ocurriera en Túnez- los principales medios para la convocatoria de las protestas, aunque muchos ciudadanos afirman que ambas redes sociales están siendo bloqueadas por el gobierno egipcio. Las demandas de los manifestantes fueron publicadas en Facebook, incluyendo la petición de dimisión del presidente y del primer ministro, Ahmed Nazif, la disolución del Parlamento, y la formación de un gobierno de unidad nacional.

Egipto tiene una población de 80 millones de personas, mayoritariamente joven y con un ritmo de crecimiento anual del 2%; casi el 60% de la población son jóvenes menores de 30 años, que constituyen el 90% de la población desempleada del país. Al menos un 40% de la población egipcia sobrevive con menos de 2 dólares por día, y un 30% es analfabeta.