34 muertos en un ataque suicida a un hotel de la capital somalí

Varios terroristas islamistas disfrazados con uniformes militares y armados con pistolas y explosivos atacaron el martes un conocido hotel en la capital de Somalia, Mogadiscio.

Varios terroristas islamistas disfrazados con uniformes militares y armados con pistolas y explosivos atacaron el martes un conocido hotel en la capital de Somalia, Mogadiscio, matando a al menos 34 personas entre las que se incluyen seis parlamentarios del débil gobierno provisional.

El asalto, que fue calificado por testigos presenciales como una auténtica masacre, tuvo lugar apenas un día después de que el principal grupo rebelde de Somalia anunciara una respuesta contundente a la presencia de lo que calificó como «invasores», en referencia a los 6.000 efectivos de la Unión Africana que defienden el débil gobierno oficial somalí, que controla la pequeña región del país en torno a la capital que no está bajo el poder de las milicias islamistas. El lunes otras 40 personas habían muerto en una serie de enfrentamientos en la capital somalí.

Según fuentes del gobierno provisional somalí los muertos por el ataque al hotel incluyen 19 civiles, seis parlamentarios, cinco efectivos de seguridad y dos trabajadores del hotel, además de dos de los atacantes. Entre los civiles muertos se incluyen una mujer que vendía té frente al hotel y un niño de sólo 11 años de edad que trabajaba en la calle como limpiabotas, según informaron las autoridades locales.

Al parecer según contaron los supervivientes uno de los asaltantes entró en el hotel «Muna» cargado con explosivos y se inmoló haciendo estallar la carga junto a la recepción, causando numerosas víctimas; seguidamente varios hombres armados irrumpieron en el hotel y comenzaron a disparar a los que se encontraban en el interior hasta que la intervención de las fuerzas de seguridad somalíes, con quienes mantuvieron un tiroteo desde el edificio por espacio de una hora.