Un tribunal anula el proceso de construcción de la primera central nuclear turca

El proceso para la construcción de la que iba a ser la primera central nuclear de Turquía, que ha estado rodeado de una gran polémica, podría verse definitivamente cancelado.

El proceso para la construcción de la que iba a ser la primera central nuclear de Turquía, que ha estado rodeado de una gran polémica, podría verse definitivamente cancelado tras la decisión del Consejo de Estado Turco de suspender varios artículos que regulaban el proceso de adjudicación del gobierno.
 
Una comisión del Consejo de Estado Turco anunciaba este martes la suspensión de los artículos 5º y 10º de la normativa que regulaba el proceso público de adjudicación del proyecto para construir la primera de una serie de centrales nucleares por todo el país. El artículo 5º fijaba las condiciones para la designación de una ubicación para la central, mientras que el 10º se refería al método para fijar el precio de la electricidad producida en la planta. Además, el alto tribunal confirmó otra sentencia previa que establecía la misma medida con respecto al artículo 7º, que establecía las condiciones para participar en la oferta pública para la adjudicación del proyecto.
 
El veredicto supone un golpe casi definitivo a un proceso que ha estado plagado de una gran polémica social y política y de numerosos obstáculos, ya que sólo un consorcio formado principalmente por empresas rusas con participación turca se presentó al proyecto. Posteriormente, el gobierno calificó de excesivo el precio de la electricidad ofertado por el consorcio, y tuvo que echar mano de varios artificios legales para hacer posible que éste presentara una nueva oferta más barata. Ahora al gobierno se le presenta la opción de enmendar los artículos o de volver a iniciar otra vez todo el largo proceso.
 
Taner Yıldız, ministro de Energía y Recursos Naturales, afirmó ante los periodistas que el proceso aún estaba en marcha y que no se podía hablar aún de cancelación. «Aún no hemos recibido el razonamiento de la sentencia. Vamos a continuar con las valoraciones legales, pero es demasiado pronto para decir que el proceso está cancelado», declaró Yıldız al tiempo que expresba la determinación del gobierno de construir la primera central atómica del país.
Sin embargo desde el Sindicato de Ingenieros y Arquitectos Turcos (TMMOB), que fueron quienes presentaron el caso ante el tribunal, no se ocultaba ayer martes su satisfacción por la sentencia. En un comunicado escrito emitido por su presidente, Mehmet Soğancı, éste aseguraba que con esta decisión del tribunal el proceso ha quedado invalidado legalmente y debe ser cancelado completamente. «Habíamos advertido al gobierno, y ahora le advertimos de nuevo que nuestro país no necesita embarcarse en la aventura de generar electricidad con centrales nucleares», declaró Soğancı.
 
El gobierno tenía previsto construir en los próximos años hasta tres plantas nucleares, y ya había fijado la ubicación de la primera en Mersin, en la costa mediterránea, y una segunda en Sinop, en el Mar Negro.