Un soldado turco mata a dos compañeros en la frontera antes de suicidarse

El incidente se produjo en la medianoche del lunes cerca de un puesto en la frontera con Siria, lo que llevó en un primer momento a sospechar de un ataque o un atentado terrorista.

El primer ministro turco Ahmet Davutoğlu confirmó el martes que los tres soldados muertos en la frontera durante la medianoche del lunes no fallecieron a consecuencia de un ataque terrorista o de los combates en la vecina Siria, sino que se trató de un brote de locura que llevó a uno de ellos a disparar contra sus compañeros antes de suicidarse.

“Se trata de un caso aparente de desorden mental. Sea lo que sea, aquellos que pierden su vida en acto de servicio son nuestros mártires”, subrayó Davutoğlu en declaraciones realizadas el martes desde Varsovia, en el transcurso de su visita oficial a Polonia.

Un comunicado difundido el mismo día por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) confirmaba el incidente descartando igualmente que se hubiese tratado de un ataque. “Un soldado mató a otros dos y luego se suicidó disparándose a sí mismo”, explicaba la nota oficial publicada en su página web.

El suceso se habría producido al parecer en la noche del lunes al martes cerca de un puesto de vigilancia fronteriza ubicado en el distrito de Ceylanpınar (en la provincia suroriental de Şanlıurfa), donde desde que se iniciara la guerra civil en Siria han sido numerosos los incidentes en los que civiles y militares han resultado muertos o heridos por disparos procedentes del otro lado de la frontera, razón que llevó a pensar en un primer momento de un ataque procedente de Siria.

Según detalló sin embargo el primer ministro turco, las primeras investigaciones apuntan a que la tragedia se desató cuando uno de los soldados recibió una llamada o un mensaje en su teléfono que provocó un estado de gran estrés mental en el hombre, desembocando en un estallido de furia que le llevó a matar a dos de sus compañeros antes de poner fin a su propia vida.

En una conferencia de prensa ofrecida el martes por el gobernador de la provincia de Şanlıurfa, İzzettin Küçük, éste confirmó los hechos añadiendo que se estaban investigando todas las evidencias sobre el incidente, que habría tenido lugar a las 23:30 hora local (22:30 CET) cuando los militares se encontraban a 1,5 kilómetros del puesto fronterizo.

Küçük dio a conocer los nombres de los tres fallecidos –el sargento Ramazan Yel, el cabo Kadir Yıldız y el soldado Umut Aslan- y dijo que inicialmente cientos de efectivos fueron enviados a la zona del suceso ante el temor de que se tratara de un ataque.