Un ministro israelí propone expulsar a los árabes de Israel

El polémico ministro de exteriores israelí, Avigdor Lieberman, volvió a la carga ayer domingo con unas declaraciones en las que proponía redefinir las fronteras israelíes.

El polémico ministro de exteriores israelí, Avigdor Lieberman, volvió a la carga ayer domingo con unas declaraciones en las que proponía redefinir las fronteras israelíes incluyendo a las principales colonias judías en Cisjordania y dejando fuera a los ciudadanos árabes de Israel, que constituyen una cuarta parte de su población.

Precisamente en un momento en que las nuevas conversaciones de paz entre israelíes y palestinos bajo la mediación estadounidense están en la cuerda floja por la cuestión de la expansión de los asentamientos judíos, Lieberman espetó en unas inesperadas declaraciones a la prensa lo que según él debe ser la base de un acuerdo con los palestinos.

Para el canciller israelí, el principio que debería guiar las conversaciones «no debería ser tierra (ocupada) a cambio de paz, sino un intercambio de tierra y gente», dijo el ministro, cuyo partido ultraderechista Yisrael Beitenu («Israel es nuestro Hogar», en hebreo) consiguió aumentar su número de votos en las últimas elecciones gracias a una campaña en la que acusaron a los ciudadanos árabes de Israel de ser más leales a sus hermanos palestinos de Cisjordania que al estado israelí.

Según Lieberman, la solución pasaría por mover la frontera para que los ciudadanos árabe-israelíes quedasen dentro del futuro estado palestino, mientras que al mismo tiempo se incorporarían varios asentamientos judíos en Cisjordania al territorio israelí. Precisamente Lieberman reside en un asentamiento judío en territorio palestino.