Turquía refuta las acusaciones de víctimas civiles en los bombardeos sobre Irak

Tras examinar las imágenes publicadas por el canal Roj TV, vinculado al PKK, una investigación del ejército turco considera totalmente imposible que las víctimas civiles murieran a consecuencia de un ataque aéreo de Turquía.

En un comunicado emitido el viernes por el Ministerio de Exteriores, Turquía negó las acusaciones hechas esta semana por la administración kurda iraquí citando fuentes del PKK y de la agencia pro-kurda Fırat (afín a este grupo terrorista) de que 7 civiles hubieran muerto durante uno de los ataques aéreos que desde la semana pasada realizan cazas de combate del ejército turco contra los campamentos que el grupo armado kurdo mantienen en las montañas fronterizas del norte de Irak.

En la nota, además de recalcar que hasta el momento las operaciones aéreas contra las bases del PKK en la región no han causado víctimas civiles, el ministerio afirma que las informaciones acerca de la supuesta muerte de víctimas civiles por parte de la aviación turca son totalmente falsas, y que las imágenes publicadas en las que se pretendía mostrar a las víctimas de ese ataque fueron manipuladas deliberadamente para engañar al público.

El anuncio del ministerio de exteriores turco se produjo después de que el Estado Mayor Turco hiciera públicas el viernes en un comunicado de prensa las conclusiones de la investigación abierta sobre ese suceso, supuestamente ocurrido el pasado domingo 21 de agosto.

La información fue publicada por la agencia Fırat y el canal de noticias Roj TV -ambos considerados como instrumentos de propaganda del PKK-, y en ella se afirmaba que el impacto de un misil aire-tierra de un caza F-16 del ejército turco había destrozado un coche que circulaba por una carretera de la zona, matando a 7 víctimas civiles incluyendo cinco niños y una mujer.

Según Fırat -que en un principio habló de 6 víctimas para luego aumentar el número a 7- los fallecidos estaban intentando escapar de unos bombardeos que la aviación turca estaba realizando sobre la localidad de Golle, en los montes Kandil. La noticia no pudo sin embargo ser confirmada por fuentes independientes, si bien además de medios pro-PKK como Roj TV, varios diarios de la prensa internacional se hicieron eco de la noticia y la publicaron dándola por cierta. Al mismo tiempo los medios afines al PKK aseguraban que los ataques aéreos no habían causado ninguna baja entre las filas de la organización armada.

Imágenes manipuladas

Imágenes del supuesto ataque emitidas por Roj TVDe acuerdo sin embargo a la investigación llevada a cabo por las Fuerzas Armadas de Turquía y publicada el viernes, tras examinar el contenido de las imágenes publicadas por el canal Roj TV los expertos militares turcos concluyeron que los daños mostrados en ellas no se correspondían con los que hubiera causado un impacto de un misil como los que está utilizando el ejército turco en la operación.

La investigación sobre el supuesto incidente concluye que si una de las bombas o misiles empleados por la fuerza aérea turca hubiese impactado como se pretendió hacer creer contra el vehículo, habría infligido daños muchísimo mayores al propio vehículo, además de que hubiera causado una amplia destrucción en sus inmediatos alrededores, unos daños que en ningún caso se aprecian en las imágenes del supuesto incidente mostradas por Roj TV.

A todo ello, añade el Estado Mayor Turco en sus conclusiones, hay que sumar que el vehículo dañado que se muestra en esas imágenes se encontraba en una localización «muy alejada» de la zona en la que la aviación turca estaba realizando sus operaciones, por lo que resulta imposible que fuera alcanzado por cualquier proyectil disparado en esos bombardeos contra el PKK.

«Las bombas arrojadas por los aviones de guerra turcos tienen una elevada capacidad destructiva. Las imágenes emitidas por Roj TV muestran un coche destrozado pero no hay ni daños en la carretera en la que se encontraba, ni en el muro mediano que hay a su lado. Si hubiera recibido el impacto de uno de nuestros proyectiles, el vehículo habría quedado completamente destrozado, y junto con él habría severos daños en la carretera y en el muro. Por lo tanto, las denuncias de que este vehículo fue impactado por los cazas de combate turcos son infundadas», concluía el comunicado.

El Estado Mayor Turco añade que los objetivos de la operación aérea en las regiones montañosas del norte de Irak incluyen únicamente campamentos e instalaciones que la organización terrorista PKK posee en esa zona, fronteriza con Turquía. Entre esos objetivos, según el ejército turco, se incluyen refugios, cañones anti-aéreos y depósitos de municiones pero en ningún caso instalaciones que puedan pertenecer a la población local, al tiempo que se asegura que en los bombardeos se están tomando «todas las medidas necesarias» para evitar cualquier daño a la población civil.