Turquía rechaza cualquier intervención militar en Siria

El ministro de exteriores turco y su homólogo francés coincidieron en la necesidad de aumentar la presión contra Damasco, pero Ankara negó cualquier acción militar unilateral contra el país vecino.

Los ministros de exteriores de Francia y Turquía pidieron el viernes una mayor presión internacional contra el régimen sirio para que ponga fin a la violenta represión contra la población civil, después de una nueva jornada sangrienta tras las protestas del viernes en varias ciudades del país contra el presidente Bashar al-Assad.

Durante su visita a Turquía previa a una gira que le llevará por varios países árabes, el ministro galo de exteriores Alain Juppe se reunió el viernes con su homólogo turco, Ahmet Davutoğlu. Ambos debatieron la posición de sus respectivos países con respecto a la preocupante situación en la vecina Siria y coincidieron en la necesidad de aunar esfuerzos para aumentar la presión contra el régimen sirio para que detenga la violencia, así como para unificar a la oposición a Assad.

Posibilidades de una intervención militar turca

El Ministerio de Exteriores de Turquía rechazaron sin embargo los rumores aparecidos en la prensa sobre la posibilidad de que Turquía vaya a realizar una intervención militar en Siria para derrocar a su gobierno, tal y como había sugerido esta semana un destacado miembro de la oposición siria en el exilio.

Según la prensa turca, que citó a fuentes de dicho ministerio que hablaron bajo condición de anonimato, Ankara ya dispone sin embargo de un «plan de contigencia» ante los posibles escenarios que puedan darse en los próximos meses en Siria. «El régimen sirio no explotará, sino que es probable que implosione. El cambio de régimen en Siria es inevitable, y nadie -incluyendo Turquía, e incluso Irán (país aliado de Siria)- está contemplando (la posibilidad) de que el régimen de Assad vaya a continuar», explicaron dichas fuentes.

No obstante en Ankara se reconoce que existe ciertas excepciones en las que podría contemplarse una intervención del ejército turco en el país vecino. Una de ellas se daría en el caso de que el ejército sirio iniciase una ofensiva en una ciudad cercana a la frontera turca, como por ejemplo Alepo (situada a unos 50 km de territorio turco), lo que produciría una oleada de «cientos de miles de refugiados, no sólo de miles», explicó un responsable de la cancillería turca, refiriéndose a los miles de refugiados sirios que ya huyeron hacia la provincia turca de Hatay huyendo de la violencia en Siria. «No queremos tener que hacer frente a otro flujo (de refugiados) como el de Irak en 1991», añadió.

En tal caso los soldados turcos penetrarían en territorio sirio para establecer una «zona neutral» para proteger a la población civil y crear una zona de seguridad en torno a la frontera sur de Turquía.

Otro posible escenario que desembocaría en una acción militar por parte de Turquía se daría, de acuerdo a fuentes del ministerio de exteriores turco, en el caso de que se produjeran grandes masacres contra la población civil en grandes ciudades como Damasco. En ese caso Turquía estaría dispuesta a tomar parte en una intervención militar por razones humanitarias pero siempre y cuando existiese un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, algo que por el momento parece bastante difícil debido a los recelos que mantienen China y Rusia.