Turquía pone a la venta su aire »enlatado»

Por unos 7 euros los turistas pueden llevarse a casa un poco del aire de Turquía o de lugares emblemáticos como Estambul o Antalya, envasado en una lata de conserva.

 

Un empresario turco del sector turístico, Halim Karslı, ha tenido la ocurrencia de poner a la venta latas de conserva que contienen aire enlatado de Turquía y de varios de sus principales destinos turísticos.

La particular puesta en venta de «Aire de Turquía» en formato de lata de conserva ha encontrado una inesperada gran acogida entre los turistas que visitan el país euroasiático, en especial entre los de origen árabe, según informó la agenciad de noticias turca Anatolia.

Karslı, con una larga experiencia en el sector, obtuvo la patente de la idea hace dos años en Turquía tras ver cómo en otros países por los que viajaba se vendían con éxito propuestas similares de «aire enlatado».

Tras conseguir la patente y comenzar a comercializar el producto, y gracias a un acuerdo con el Ministerio de Turismo y Cultura de Turquía, ya se puede encontrar en 56 museos de todo el país aire enlatado de Turquía, así como de algunos de sus destinos más populares entre los turistas como Estambul o Antalya.

El «aire enlatado» se vende en una lata cilíndrica de 65×46 milímetros bajo el eslogan «Dünya’nın havası ne olursa olsun, Türkiye’nin havası iyi olsun» («No importa cómo sea el tiempo en el mundo, el aire de Turquía siempre es bueno») a un precio de 16 liras turcas, unos 7 euros al cambio.

Karslı explicó que el aire enlatado de Turquía que comercializa posee un 78% de nitrógeno, un 21% de oxígeno y un 1% de dióxido de carbono.