Turquía ha perdido un 70% de turistas por la pandemia de coronavirus

Durante el mes de marzo, cuando se desató el brote de coronavirus, Turquía recibió poco más de 700.000 turistas extranjeros. También se produjo una caída de los ingresos por turismo.

El número de turistas así como los ingresos por turismo en Turquía sufrieron una drástica caída -en algunos casos cercana al 70%- durante el trimestre de 2020 a causa de los efectos de la pandemia de coronavirus, según los últimos datos oficiales publicados hace sólo unos días.

Según las cifras publicadas el 30 de abril por el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía, el país euroasiático recibió el pasado mes de marzo -cuando se declararon los primeros casos de COVID-19 en Turquía- sólo 718.097 turistas extranjeros, lo que supone un 67,83% menos en comparación con el mismo mes del año anterior. Sumando las visitas de ciudadanos turcos residentes en el extranjero, Turquía recibió en marzo 968.537 turistas, una caída del 64,73%.

En el primer trimestre del año Turquía acogió a 4.238.644 visitantes extranjeros, un 22,11% menos que en el mismo período de 2019, según cifras oficiales del Instituto Estadístico Turco (TÜİK); también se redujeron las llegadas de turcos residentes en el extranjero -principalmente en Europa– que sumaron en el primer trimestre 1.213.356, un 14,41% menos que el año previo. Sumándolos todos, Turquía acogió entre enero y marzo 5,4 millones de turistas, un 20,52% menos.

Caída también en los ingresos por turismo

Los ingresos por turismo también sufrieron un duro golpe durante el primer trimestre en Turquía, alcanzando los 3.750 millones de euros, una cifra que supone una caída del 11,4% en relación al mismo período del año pasado.

Por países de origen, las principales visitas de turistas a Turquía procedieron de Bulgaria, Alemania y Georgia, mientras que las ciudades más visitadas fueron Estambul, Edirne y Antalya.

El gobierno de Turquía planea abrir paulatinamente el país a las visitas de turistas extranjeros a partir de junio e incluso certificar internacionalmente «destinos libres de coronavirus«, una vez se reduzcan lo suficiente los contagios por la pandemia de coronavirus, pero no está claro si países como Alemania permitirán este año a sus ciudadanos viajar al extranjero.