Turquía estudia cambiar su frontera con Irak para combatir al PKK

El Consejo de Seguridad Nacional (MGK) se reunió el lunes en una sesión de emergencia para debatir las posibles opciones a tomar tras el incremento en los ataques terroristas por parte del PKK.

El Consejo de Seguridad Nacional (MGK) se reunió el lunes en una sesión de emergencia para debatir las posibles opciones a tomar tras el incremento en los ataques terroristas por parte del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK); hay tres medidas sobre la mesa, una de las cuales pasaría por redefinir las fronteras entre Turquía e Irak.
 
En la reunión de urgencia del lunes el MGK abordó la cuestión del creciente número de ataques terroristas contra las fuerzas de seguridad turcas y estudió tres posibles medidas para acabar con el terrorismo del PKK. Tres fueron las principales medidas propuestas: la creación de un ejército profesional que sea desplegado en la frontera con Irak para combatir al PKK; la puesta en marcha del proyecto llamado Gestión Integral de la Frontera (IBM), que establece la creación de una guardia de élite especializada en la vigilancia fronteriza; y la modificación de las actuales fronteras con Irak, en cuyas montañas del norte se encuentran las bases desde las que operan la mayoría de los miembros del PKK.
 
La idea de un cambio en la frontera turco-iraquí viene siendo apoyada firmemente desde hace tiempo por parte de la oposición política en Turquía, tanto del Partido Republicano del Pueblo (CHP) como del Partido del Movimiento Nacional (MHP). El partido AKP del primer ministro Erdoğan cree que un cambio en la frontera que extendiese la jurisdicción turca hasta las montañas del norte de Irak ayudaría a evitar la infiltración de los terroristas del PKK en suelo turco, y que éstos huyan al otro lado de la frontera cuando son perseguidos. Un cambio así no obstante exigiría la aprobación del gobierno iraquí, pero Turquía cree que podría persuadir a Bagdad de extender su frontera incluyendo los montes Qandil a cambio de algunas concesiones.
La propuesta no es nueva, sino que ya fue anunciada por primera vez en octubre de 2008 cuando el PKK mató en una emboscada a 17 soldados turcos que guardaban el puesto fronterizo de Aktütün, situado en la provincia fronteriza de Hakkari. El principal problema es que ni el gobierno central de Bagdad ni el gobierno autónomo kurdo del norte de Irak tienen el suficiente poder como para controlar la frontera con Turquía, con una orografía difícil llena de valles, montañas y cuevas que son utilizados como refugio seguro para el PKK. En cualquier caso la intención del gobierno turco es debatir la cuestión con las autoridades iraquíes muy pronto.

Ejército profesional para combatir al PKK

Además del cambio en las fronteras con Irak, otro de los problemas que discutió el MGK es el hecho de que parece evidente que el actual ejército turco -compuesto principalmente por jóvenes reclutas que reciben entrenamiento mientras dura su servicio militar de 15 meses- no basta para combatir a las guerrillas del PKK, especialmente en la difícil orografía de las montañas del norte de Irak. Por esa razón, una de las propuestas que se abordó en la reunión de urgencia del lunes fue también el establecimiento de un ejército profesional que sea desplegado en la frontera.
La propuesta de profesionalizar el ejército es una demanda creciente que cada vez ha cobrado más fuerza especialmente en lo referente a la lucha contra el terrorismo kurdo. Sin embargo, el Estado Mayor Turco cree que por ahora sería imposible crear por entero un ejército profesional, y en su lugar propone la profesionalización de algunas brigadas del Mando General de la Gendarmería y el Mando de las Fuerzas de Tierra. Aun así, como primer paso hacia la profesionalización del ejército, el MGK propuso el lunes la creación de algunas brigadas de soldados profesionales para el ejército que serán enviadas a la frontera turco-iraquí para combatir al PKK.