Trágico accidente de tráfico en Konya

Siete miembros de una misma familia, entre los que se incluyen tres niños, murieron a consecuencia de un trágico accidente de tráfico que se produjo el miércoles en la provincia anatolia de Konya.

Siete miembros de una misma familia, entre los que se incluyen tres niños, murieron a consecuencia de un trágico accidente de tráfico que se produjo el miércoles en la provincia anatolia de Konya, donde además otras dos personas resultaron heridas.
El accidente ocurrió cuando una furgoneta se estrelló contra el coche en el que viajaba la familia Güner cuando aquella adelantó indebidamente a un autobús de pasajeros. Según parece el conductor de la furgoneta perdió el control e invadió el carril contrario, chocando primero contra el autobús para luego terminar estrellándose frontalmente contra el coche en el que viajaba la familia.
 
A consecuencia del tremendo impacto, el coche en el que viajaba la familia Güner quedó completamente destrozado y sus ocupantes murieron al instante. A bordo del vehículo viajaba un matrimonio joven, sus padres y tres niños que no superaban los 3 años de edad. La fuerza del impacto frontal entre el coche y la furgoneta provocó que esta última volcase y llegase incluso a arder, siendo extinguido el fuego gracias a los extintores que había a bordo del autobús implicado en el siniestro.
 
El conductor del autobús y el de la furgoneta -este último fue el causante del accidente- resultaron heridos también a consecuencia del grave accidente y fueron trasladados al hospital público de Vefa Tanır. Tras el choque, el tráfico se vió parcialmente interrumpido en la zona y tuvo que ser dirigido por varios agentes de policía desplazados hasta el lugar.
En declaraciones a la prensa turca, un testigo que viajaba a bordo del autobús -que viajaba desde la ciudad suroriental de Gaziantep hasta Bursa- relató que el trágico accidente que acabó con la vida de toda una familia se debió a la imprudencia del conductor de la furgoneta.
 
«El conductor de la furgoneta, que creo que se debió quedar dormido al volante, perdió el control de su vehículo y primero nos golpeó por detrás. Luego el vehículo se desplazó al otro carril y colisionó (frontalmente) con el coche», explicó el testigo, aún impactado por lo sucedido. «Llamamos a los bomberos, las ambulancias y la policía. Había mucha gente muerta, incluyendo los niños, dentro del coche… Todos estaban muertos», agregó.