Turquía declara un día de luto por las víctimas del terrible atentado en Egipto

Más de 300 personas, entre ellas 27 niños, murieron en el ataque que el Daesh perpetró el viernes contra una mezquita en el Sinaí, en el que es el peor atentado de la historia de Egipto y uno de los más mortíferos del mundo desde el 11-S.

Turquía declaró el domingo un día de luto nacional por las víctimas del sangriento atentado que sacudió el viernes la Península del Sinaí, al noreste de Egipto, dejando más de 300 muertos y cerca de 130 heridos en el peor ataque terrorista que ha sufrido ese país árabe en toda su historia.

Las banderas turcas ondeaban el lunes a media asta en todos los edificios e instituciones públicas dentro y fuera de Turquía, después de que el gobierno de Ankara decretase la jornada previa un día de luto por las víctimas; igualmente numerosas autoridades del país, incluyendo el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan y el primer ministro Binali Yıldırım, condenaron en duros términos el atentado y emitieron mensajes de condolencias para las víctimas de la masacre en la localidad egipcia de Bir al-Abed, que oficialmente ha dejado 305 muertos –entre ellos 27 niños- y 128 heridos.

Se trata del peor atentado terrorista en toda la historia del país y uno de los más mortíferos del mundo desde los ataques del 11-S en Estados Unidos. El gobierno egipcio ha confirmado que una treintena de militantes con ropas de camuflaje y que portaban la bandera del Daesh rodearon la mezquita durante las oraciones del viernes –cuando el templo se encontraba abarrotado de fieles- y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra los musulmanes que salieron despavoridos del edificio tras hacer estallar una bomba en su interior.

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi ha prometido una respuesta “brutal” al ataque, mientras cazas del ejército de Egipto bombardearon como represalia objetivos conocidos de la insurgencia islamista activa en el norte de la Península del Sinaí, precisamente no lejos de la zona donde tuvo lugar el atentado. Si bien el Daesh no ha reivindicado la acción, todas las sospechas apuntan a este grupo, que además considera a los seguidores de la rama sufí del Islam –a la que pertenecía la mezquita atacada el viernes- como herejes.

Agradecimientos desde Egipto por el gesto turco

Varias figuras políticas egipcias han dado la bienvenida a la decisión de Turquía de declarar un día de luto por las víctimas de la masacre, subrayando que puede servir como punto de inflexión en las deterioradas relaciones bilaterales entre ambos países, muy maltrechas desde que Ankara se negase a reconocer el gobierno surgido tras el golpe de Estado protagonizado por el general Al-Sisi –actual presidente egipcio- que derrocó al primer presidente democráticamente electo en la historia del país, Mohamed Morsi.

En declaraciones a la agencia de noticias Anadolu, Ibrahim Yusri, un antiguo ayudante del ministro de exteriores egipcio, calificó el gesto turco como “noble” y una buena respuesta frente a aquellos que en su país pensaban que Turquía guardaría silencio ante los atentados. “Esta noble actitud indica por parte de Turquía indica que el presidente Recep Tayyip Erdoğan es un gran valor para el mundo árabe e islámico”, dijo Yusri.

Por su parte Atef al-Saadawi, analista en el Centro Al-Ahram para los Estudios Políticos y Estratégicos, destacó que la medida adoptada por las autoridades turcas puede servir para mejorar los lazos entre ambos países, que históricamente y hasta el golpe de Estado en Egipto han sido buenos.