Turquía da el visto bueno a Rusia para la construcción del South Stream

El proyecto, que prevé finalizarse en 2015, transportará el gas natural ruso hasta Europa atravesando Turquía.

El gigante energético ruso Gazprom anunció el miércoles que Turquía ha autorizado a Rusia a continuar con la construcción del gaseoducto South Stream bajo el Mar Negro.

El permiso por escrito fue recibido por el primer ministro Vladimir Putin de manos del ministro de Energía turco Taner Yıldız, de visita en Rusia. En declaraciones hechas a la prensa rusa, Putin calificó el permiso dado por Turquía para la continuación del proyecto como «un gran acontecimiento en el ámbito energético europeo».

El proyecto South Stream pretende transportar el gas natural ruso hasta Europa a través de dos ramales: uno que recorrerá Bulgaria, Serbia, Hungría, Eslovenia, Austria e Italia, y otro que pasará por Turquía, Grecia, Macedonia y Croacia. Se espera que el gaseoducto esté listo en 2015 con capacidad para transportar 63.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

La autorización dada por Ankara para que el gaseoducto atraviese su territorio supone todo un hito en el proyecto South Stream, en el que además de Gazprom participan la empresa francesa EdF, la italiana Eni y la alemana Wintershall, y que muchos consideran como el rival ruso para el proyecto de gaseoducto Nabbuco, auspiciado por la UE y que pretende transportar el gas natural desde el Mar Caspio hasta Austria para disminuir la dependencia europea del gas ruso. No obstante Turquía, por cuyo territorio pasan ambos proyectos, considera que tanto South Stream como Nabucco son complementarios y compatibles entre sí.