Turkish Airlines, aviones

Turkish Airlines recortará salarios de sus empleados para evitar despidos

La aerolínea turca ha alcanzado un acuerdo con los sindicatos para recortar un 50% el salario de los pilotos y un 30% el del resto de trabajadores, debido a la crisis del coronavirus.

La aerolínea turca Turkish Airlines recortará los salarios de sus empleados, incluyendo tripulaciones y personal de tierra, para no tener que realizar despidos a consecuencia de la crisis creada por la pandemia del coronavirus, según un acuerdo alcanzado con los sindicatos y cuyos detalles se dieron a conocer el lunes.

Según declaró a la prensa un representante del sindicato de trabajadores de la aviación Hava-Iş, que representa a casi el 75% de los 30.000 trabajadores de Turkish Airlines, la compañía turca recortará los salarios de sus pilotos un 50%, los de la tripulación de cabina un 35%, y los sueldos del resto de personal un 30%. Estos recortes en los salarios estarán vigentes en principio hasta finales de 2021.

El acuerdo alcanzado ente la aerolínea y el sindicato estipula no obstante que Turkish Airlines deberá revisar su estado financiero cada 6 meses hasta finales de 2021 para verificar que se mantienen las condiciones que obligaron al recorte de sueldos, y que además no podrá realizar despidos ni bajas para ahorrar costes.

La crisis causada por la pandemia de coronavirus y las restricciones a los viajes han hecho que las llegadas a Turquía de turistas extranjeros hayan caído drásticamente: en julio descendieron un 86% en comparación con el mismo mes de 2019 sumando 932.927 visitantes, según datos del Ministerio de Cultura y Turismo.

Entre abril y mayo Turkish Airlines se vio obligada a suspender sus vuelos nacionales y extranjeros debido a la pandemia, lo que causó que sus ingresos durante el segundo trimestre se redujeran a un tercio en comparación con el año pasado, sumando apenas unos 700 millones de euros. Las pérdidas netas registradas por la aerolínea entre abril y junio sumaron 253 millones de euros, frente a los 15 millones de euros de beneficios que registró en 2019, lo que ha aumentado la presión sobre sus directivos para realizar despidos entre sus empleados.