Siete ciudadanos turcos entre los 170 rehenes de un hotel en Mali

Fuentes del gobierno de Mali confirmaban a última hora del viernes la liberación de todos los rehenes. El asalto dejó cerca de 30 muertos, incluyendo varios extranjeros y al menos tres de los terroristas.

Al menos siete turcos, todos ellos personal de la aerolínea Turkish Airlines, se encontraban entre los 170 rehenes que un grupo extremista vinculado a Al-Qaeda tomó el viernes en un hotel de la capital de Mali, Bamako. Las últimas informaciones proporcionadas por las autoridades locales señalan que habría cerca de treinta muertos y decenas de heridos a consecuencia del incidente.

Los rehenes turcos fueron identificados como un piloto, un copiloto y cinco tripulantes de cabina; seis de ellos serían liberados posteriormente por los secuestradores junto con otros 50 cautivos que a requerimiento de los terroristas pudieron recitar versos del Corán; posteriormente a última hora del viernes la aerolínea confirmaba que todo su personal en la zona se encontraba ya libre y a salvo, indicando que enviaría un jet privado para repatriarlos a Turquía. Otros 12 tripulantes de Air France fueron liberados pero la compañía aérea gala anunció la suspensión de todas sus conexiones con Bamako.

Las fuerzas de seguridad tomaron al asalto el hotel y lograron liberar inicialmente a otros 30 rehenes, mientras que los 90 restantes permanecieron atrapados en el edificio, donde los extremistas se atrincheraron en el 7º piso. Testigos presenciales confirmaron que había fuertes enfrentamientos y que podían escucharse claramente varios disparos y explosiones. Tropas de élite francesas fueron enviadas también al lugar para apoyar a las fuerzas malienses. 

Fuentes diplomáticas chinas citadas por la agencia Anatolia indicaron que había al menos siete ciudadanos de ese país entre los rehenes. Otros 20 hindúes se encontraban entre los cautivos, según informó el ministerio de exteriores de la India, a los que habría que añadir franceses, belgas, estadounidenses e incluso un ciudadano español, entre otros.

Un portavoz del grupo hotelero anunció en un comunicado que los terroristas, que hablaban inglés entre ellos, encerraron a 140 huéspedes y 30 empleados. Por su parte el primer ministro turco Ahmet Davutoğlu confirmaba el viernes en rueda de prensa el incidente diciendo que las autoridades turcas estaban en contacto constante por teléfono con los ciudadanos turcos que permanecían secuestrados en el interior del hotel.

El ataque se inició en torno a las 8:30 de la mañana hora local (9:30 CET) cuando una decena de individuos –ocho hombres y dos mujeres armados con granadas y Kalashnikovs– a bordo de un coche robado con matrícula diplomática llegaron al hotel y comenzaron a disparar, matando a cinco personas- entre ellas los guardias de seguridad que custodiaban la entrada- y dejando varios heridos en el hotel, ubicado en el barrio noroccidental de Hamdallaye y muy frecuentado por extranjeros y personal de la ONU.

A última hora del viernes fuentes oficiales del gobierno de Mali confirmaban que ya no quedaban rehenes en el hotel después de que efectivos de seguridad hubiesen entrado asegurando piso por piso, y que tres terroristas habían sido abatidos. El resto de atacantes no obstante continuaba atrincherado en el interior del edificio, donde la situación seguía siendo tensa y había enfrentamientos esporádicos.

Aunque ningún grupo reivindicó inicialmente el ataque, todo apunta a la autoría de Al-Mourabitoun, una organización salafista africana vinculada a Al-Qaeda en el Magreb. En los últimos años Mali se ha visto sacudida por una creciente actividad insurgente de grupos extremistas vinculados a Al-Qaeda aliados con las tribus nómadas de las regiones desérticas al norte del país, donde en 2012 una rebelión tuareg declaró unilateralmente la independencia de la región, bautizada como Azawad.

A principios de 2013 una intervención militar apoyada por tropas francesas logró derrotar a los rebeldes de Azawad y reincorporar el territorio a Mali. En la actualidad Francia aún mantiene tropas en el país subsahariano.