POCAS ESPERANZAS DE ENCONTRAR SUPERVIVIENTES EN EL HELICÓPTERO SINIESTRADO

Hasta 3.000 personas llevan luchando desde el miércoles contra la nieve, el viento y la nieblapor localizar el helicóptero siniestrado en el que viajaba el presidente del Partido de la Gran Unidad (BBP), Muhsin Yazıcıoğlu. Sin embargo, pasadas más de 24 horas desde que se produjera el accidente los equipos de rescate aún no han podido dar con el aparato, que se estrelló en la tarde del miércoles cuando viajaba desde la localidad mediterránea de Kahramanmaraş -donde Yazıcıoğlu había ofrecido un mítin para las elecciones locales de este domingo- hasta Yozgat, situada en la Anatolia Central.

El aparato se estrelló poco después de despegar el miércoles sobre las 15:00 hora local (14:00 hora peninsular) en el distrito de Göksun, situado en una zona muy montañosa de los Montes Tauro. Las condiciones meteorológicas en la zona son extremas, con intensas nevadas, ventiscas y niebla, lo que posiblemente causó el accidente y está dificultando terriblemente las operaciones de rescate.

Cientos de miembros de las fuerzas de gendarmería, guardias rurales y voluntarios -muchos de ellos miembros del partido BBP- están participando desde la tarde del miércoles en la búsqueda del helicóptero siniestrado. Las duras condiciones climatológicas están obligando sin embargo a llevar a cabo la mayor parte de la búsqueda a pie. Algunos de los integrantes en la búsqueda se preguntaban ayer cómo podrían arreglárselas los supervivientes del accidente si ya estaba siendo terriblemente difícil para los equipos de rescate soportar el intenso frío reinante. Algunos medios informan además de que en esta época en la zona puede haber lobos y otros animales peligrosos, por lo que se están intensificando las precauciones.

El Ministro del Interior de Turquía Beşir Atalay ofreció ayer una conferencia de prensa en la que no pudo por contra dar muy buenas noticias. \»Ojalá podamos encontrarlos vivos. Estamos haciendo todo lo que podemos\», dijo Atalay ante los periodistas, añadiendo que no se ha podido volver a establecer ningún contacto más con las personas que viajaban a bordo del helicóptero.

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan llegó ayer jueves a la zona del siniestro para seguir de primera mano las operaciones de rescate, mientras que el presidente del Parlamento Köksal Toptan interrumpió su viaje oficial a Túnez tras conocer la noticia y decidió regresar inmediatamente a Turquía.

El suceso ha conmocionado a toda Turquía a escasos días de las elecciones locales de este domingo, y los principales partidos políticos del país han interrumpido sus actos de campaña. La opinión pública se ha volcado con la noticia, que ha copado las portadas de los principales medios de comunicación desplazando a la campaña electoral.

Según una conversación telefónica que İsmail Güneş -un periodista que viajaba a bordo del helicóptero- pudo mantener brevemente con los servicios de emergencia tras estrellarse el helicóptero, éste explicó que su pierna estaba rota y que no podía moverse. \»Todos los demás en el helicóptero parecen estar muertos\», dijo Güneş con voz balbuceante a la teleoperadora. Ésta le dijo que se tranquilizase y que mantuviese el teléfono encendido para poder localizar su situación; sin embargo, Güneş dijo que su teléfono estaba quedándose sin batería y poco después se apagó. Desde entonces no ha habido ningún otro contacto con los ocupantes del helicóptero, lo que hace que muchos en Turquía se teman lo peor.