Piden prisión para el dueño de la empresa de catering que intoxicó a cientos de soldados

La empresa responsable del catering de una base militar de la provincia de Manisa, en la que más de 700 soldados resultaron intoxicados por la comida, ya había estado implicada anteriormente en incidentes similares.

Nueve sospechosos, incluyendo el presidente de la empresa de catering Rota Yemekçilik, comparecieron ante un tribunal con una petición de la fiscalía para su ingreso en prisión preventiva como parte del caso abierto tras la intoxicación masiva ocurrida el pasado 17 de junio en un cuartel militar de la provincia de Manisa, al oeste de Turquía.

Según informaron el miércoles varios diarios turcos, anteriormente 25 de los 40 detenidos en la investigación abierta tras el incidente habían comparecido ante el tribunal, después de que un total de 731 reclutas de la Primaria Comandancia de la Brigada de Entrenamiento de Manisa sufrieran síntomas como náuseas, vómitos y diarrea.

16 de ellos fueron finalmente puestos en libertad, mientras que otras nueve personas, incluyendo el presidente de la empresa de catering y varios cocineros, volvieron a comparecer ante el tribunal con una orden de arresto.

De los 731 soldados intoxicados en la base, 590 requirieron tratamiento médico, siendo 372 trasladados a hospitales de la zona mientras que el resto fue atendido en las propias instalaciones de la base militar. Si bien ninguno de ellos revistió gravedad, 72 de los soldados permanecían aún ingresados el domingo, aunque la oficina del gobernador de Manisa anunció el martes que todos ellos habían sido ya dados de alta.

Por ahora las autoridades turcas afirman que es aún pronto para determinar la causa del envenenamiento masivo, dado que no todos los afectados habían consumido los mismos alimentos; se trata en cualquier caso del segundo incidente de este tipo que sufren las mismas instalaciones militares, donde ya el pasado 23 de mayo más de mil soldados sufrieron una intoxicación alimentaria similar que causó la muerte a uno de ellos. En anteriores casos se detectó la presencia de la bacteria de la salmonella en la comida servida en las bases.

Se da la circunstancia añadida de que la empresa de catering implicada, Rota Yemekçilik, ya protagonizó otro incidente similar en 2016 cuando recibió en octubre un contrato del gobierno para proporcionar comidas al personal del Ministerio de Finanzas en Ankara; menos de un mes después sin embargo el contrato fue cancelado después de que una veintena de trabajadores del ministerio resultaran intoxicados.