Obama cree que Turquía puede ser clave para solucionar la crisis de Irán

El presidente norteamericano Barack Obama afirmó el lunes ante el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan que Turquía podria jugar un papel clave en la resolución de la disputa nuclear con Irán.

El presidente norteamericano Barack Obama afirmó el lunes ante el primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan -de visita oficial en Estados Unidos- que Turquía podria jugar un papel clave en la resolución de la disputa nuclear con Irán, a pesar de que Washington y Ankara mantienen enfoques diferentes sobre el problema.
 
Obama, que elogió el papel que juega Turquía en la OTAN -donde es el único país miembro musulmán- y su intervención en la resolución de numerosos conflictos en Oriente Medio, los Balcanes y Asia Central, aseguró tras recibir al primer ministo Erdoğan en la Casa Blanca que Turquía puede ser «un importante jugador» en el intento porque Irán acate las resoluciones internacionales, a pesar de que Turquía defiende el derecho de Teherán a desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos.
Erdoğan, quien visitó recientemente Teherán en una gira por Asia Central, considera infundados los temores de Occidente de que el régimen islámico desarrolle una bomba atómica y ha criticado abiertamente la política de las potencias occidentales de mirar para «otro lado» en lo que se refiere al único país que actualmente tiene armas atómicas en la conflictiva región de Oriente Medio: Israel.
El primer ministro turco aseguró en su comparecencia ante la prensa junto con Obama en el Despacho Oval del presidente estadounidense que Turquía siempre ha defendido una solución pacífica a la disputa con Irán. «Turquía está preparada para hacer lo que sea necesario para la solución del proceso a través de vías diplomáticas», declaró Erdoğan.
Obama también agradeció a Turquía su importante papel en Afganistán, donde el ejército turco tiene desplegados 1.700 soldados y ha prometido enviar más hombres y ayuda, aunque Erdoğan volvió a dejar claro que en ningún caso los soldados turcos -bajo el mando de la OTAN- participarán en operaciones de combate sino en misiones de vigilancia y reconstrucción del país, según la condición previa que exigió Ankara para no desatar animadversiones de la población musulmana local.
El presidente norteamericano, que mostró también su satisfacción por la progresiva normalización de relaciones entre Turquía y Armenia, aprovechó además para mostrar sus condolencias al primer ministro turco por la muerte el lunes de siete soldados turcos en una emboscada del PKK, y tras reiterar que Estados Unidos considera al PKK una organización terrorista y un obstáculo para la estabilidad de Turquía e Irak, volvió a ofrecer todo su apoyo a Turquía en la lucha contra el terrorismo.