Davutoğlu: »Ningún país puede advertir a Turquía»

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu negó el martes que Washington hubiera dado ningún tipo de ultimatum a Ankara a causa de sus posiciones con respecto a Irán o Israel.

El ministro de exteriores turco Ahmet Davutoğlu negó el martes que Washington hubiera dado ningún tipo de ultimatum a Ankara a causa de sus posiciones con respecto a Irán o Israel, al tiempo que agregó que ningún país puede «advertir» ni a Turquía ni a su primer ministro.

Davutoğlu, que se encuentra en la provincia suroriental de Kahramanmaraş, respondió así a las preguntas de los periodistas sobre la noticia publicada el lunes en la que se aseguraba que el presidente norteamericano Barack Obama había advertido al primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğan durante la última reunión del G-20 que se celebró en Canada acerca de la posición que mantiene Turquía con respecto al conflicto nuclear iraní, así como el deterioro de sus relaciones con Israel tras el mortal abordaje del Mavi Marmara a finales de mayo.

«Ni un solo país podría advertir a Turquía o mostrar semejante actitud hacia el primer ministro turco. El encuentro en Toronto fue una reunión amistosa que se mantuvo en línea con la relación entre dos países aliados. Fue una conversación entre los líderes de dos estados soberanos que son totalmente iguales. Por lo tanto, semejante advertencia no se contempla, y tales noticias no reflejan la realidad», aseguró Davutoğlu.

Fue el diario británico Financial Times quien sacó a la luz el lunes la historia en la que aseguraba que Obama había advertido al primer ministro Erdoğan sobre la actitud de Turquía hacia Israel e Irán, una advertencia que según el rotativo londinense habría tenido lugar durante el encuentro que ambos líderes mantuvieron en Toronto el pasado junio, durante la reunión del G-20 que se celebró en la ciudad canadiense.

El Financial Times aseguraba en la noticia que el presidente norteamericano habría amenazado a Ankara con no entregarle armamento que el gobierno turco desea adquirir para luchar contra el terrorismo del PKK en el norte de Irak, en concreto una serie de aviones espía no tripulados, y citaba fuentes de la Casa Blanca. Un portavoz del gobierno de Obama negó sin embargo el lunes que esa noticia fuese cierta, y que Obama hubiese dado ningún tipo de ultimatum a Turquía.