Mutlu Kaya, la joven herida de un disparo en la cabeza por su novio, abandona la UCI

Kaya, que se hizo famosa por su talento para cantar en un concurso de televisión, es capaz de moverse y alimentarse y ha comenzado a hablar, pese a que los médicos advierten que su recuperación total será larga.

Mutlu Kaya, la joven que recibió un disparo en la cabeza presuntamente efectuado por su novio en la madrugada del 18 de mayo mientras se encontraba en el interior de su vivienda en la provincia de Diyarbakır, ha experimentado una recuperación milagrosa de sus heridas que le ha permitido abandonar la unidad de cuidados intensivos, pese a que los médicos advierten que su recuperación total podría llevar mucho tiempo.

Según anunciaron el martes a la prensa los médicos que atienden a la joven, de 19 años de edad, Kaya ha sido trasladada a una sala normal de hospital tras haber pasado 37 días en cuidados intensivos, buena parte de ellos con un coma inducido a causa del edema cerebral que le provocó la bala.

“Ahora está consciente y puede comunicarse con nosotros. Por el momento no tiene problemas neuroquirúrgicos, pero necesita atravesar un largo período de fisioterapia y rehabilitación”, declaraba a la agencia Anatolia Ulaş Aktaş, especialista en cirugía cerebral del hospital Gazi Yaşargil de Diyarbakır, destacando –pese a los desafíos que tiene por delante- la mejora que cada día experimenta la paciente.

Uno de los procesos más difíciles que tendrá que afrontar Kaya, quien se hizo famosa por un concurso televisivo de canción que pudo desatar los celos de su ex novio, será precisamente la recuperación de su capacidad para hablar. Según explican los doctores, pese a que la joven ha comenzado a comunicarse con médicos y familiares, su capacidad de expresión es limitada. No obstante Aktaş vuelve a insistir en la voluntad por salir adelante de Kaya, que ya es capaz de consumir líquidos y algunos alimentos e incluso ha comenzado a desplazarse varias veces al día con ayuda de una silla de ruedas.

Kaya se había hecho conocida en toda Turquía a raíz de su participación en un concurso televisivo dedicado a la búsqueda de nuevos talentos de la canción al estilo de “La Voz”, en el cual la famosa cantante turca Sibel Can se había comprometido a impulsar su carrera sorprendida por el talento de la joven para la música.

Todas las sospechas del crimen recayeron casi de inmediato sobre su ex novio, arrestado el 19 de mayo por intento de asesinato y contra el que la propia Kaya ya había presentado a principios de año una denuncia por acoso y amenazas, según ha revelado la investigación. Pero igualmente se ha sabido que las amenazas habían llegado también de algunos de sus familiares, molestos con su aparición pública en una región –el sureste de Turquía- donde son habituales los llamados “crímenes de honor”, a veces por algo tan simple como que una joven pasee en compañía de un hombre que no sea de la familia.

El caso de esta joven que fue disparada por su novio, Mutlu Kaya, al igual que el de Özgecan Aslan o más recientemente el de Cansu Kaya, hallada hace unos días ahogada y con signos de violación, ha vuelto a llamar la atención sobre el problema de la violencia de género en un país donde según datos de algunas ONGs locales 294 mujeres murieron a manos de su pareja o su familia durante el pasado año.