MEDVEDEV VISITA ALEMANIA EN SU PRIMER VIAJE A EUROPA

El nuevo presidente ruso, Dimitri Medvedev, visita este jueves Alemania en su primer viaje a Europa desde que asumió sus funciones, lo que permitirá a la canciller alemana, Angela Merkel calibrar las intenciones políticas de un hombre que ha permanecido hasta ahora a la sombra de Vladimir Putin.

La canciller alemana recibió a Medvedev con honores militares antes de las reuniones previstas con el presidente alemán, Horst Koehler, y con importantes empresarios.

El mandatario ruso también pronunciará un importante discurso de política exterior antes de regresar a su país, este jueves al anochecer.

Una fuente del Kremlin dijo que Medvedev quiere encontrar un terreno común con Alemania en cuestiones delicadas como la expansión de la OTAN a las fronteras rusas, el estatuto de Kosovo y el programa nuclear iraní.

\»A la luz de las crecientes tendencias negativas en las cuestiones internacionales, un diálogo franco entre Rusia y Alemania es muy útil y continuará en un amplio espectro de temas\», indicó esta fuente.

\»Los intereses comunes de los dos países son muy superiores a sus diferencias. La naturaleza única de la relación ruso-germana es la capacidad de encontrar un compromiso y superar los problemas que surgen\», agregó.

Entre Merkel, que creció en Alemania oriental comunista y habla perfectamente el ruso, y el predecesor de Medvedev, Vladimir Putin, un ex agente del KGB en Dresde, se produjeron fricciones debido a las abiertas críticas de la canciller alemana a las supuestas violaciones de los derechos humanos en Rusia y al creciente autoritarismo.

El portavoz del Gobierno alemán, Ulrich Wilhelm, dijo que Merkel será igualmente directa con el nuevo presidente, pero que se siente alentada por las pocas declaraciones iniciales de Medvedev, como sus planes para llevar adelante una reforma judicial.

\»Nosotros discutiremos intensamente, tal como hicimos con su predecesor, el presidente Putin, lo que aumentará las posibilidades que ambos vemos para impulsar estos problemas hacia una solución\», señaló.

\»Por otra parte, tenemos una cooperación intensa y creciente en materia económica, no sólo en el sector de la energía, sino también varias áreas más, que queremos continuar desarrollando\», añadió.

Las autoridades alemanas, que quieren averiguar si Medvedev adopta una posición más moderada, desean expandir el comercio con esta nación rica en gas y petróleo, asegurándose el suministro energético, que constituye el 70% de sus importaciones de Rusia.

En 2007, las importaciones rusas de petróleo y de gas costaron a Alemania aproximadamente 20.000 millones de euros, según datos oficiales difundidos el miércoles, la parte del león en una cifra total de importaciones estimada en 28.800 millones de euros.

Las exportaciones alemanas fueron algo inferiores, de 28.200 millones de euros, correspondiendo mayoritariamente a máquinas herramientas, automóviles, equipos para vehículos y productos químicos.