La desconocida orilla norte del Lago Van

A 1.750 metros de altitud, es fácil ver porque los antiguos armenios dijeron de la región y su lago de 4.000 kilómetros cuadrados \»Van en este mundo, paraíso en el siguiente.\»

A 1.750 metros de altitud, rodeado por rugosas montañas de nevados picos, bendecido por inusuales monumentos históricos y hábitat de una extraordinaria flora, es fácil ver porque los antiguos armenios dijeron de la región y su lago de 4.000 kilómetros cuadrados «Van en este mundo, paraíso en el siguiente.» Sin embargo, pocos vistantes se quedan lo suficiente para explorar a fondo el lago y sus alrededores. La mayoría vista la orlla sur y hacen una vista en barco a la maravillosa iglesia armenia de la Santa Cruz en la isla de Akdamar, o exploran la ciudadela de Urartian justo a la salida de la ciudad de Van en la orilla este del lago. Pero la orilla norte, al este de la ciudad de Tatvan y de la igualmente deprimente ciudad de Ercis, es más espectacular y dramática que la pintoresca orilla sur.

¿Qué hay que ver allí? Lo primero de todo es el dramático pico volcánico a 3.050 metros de altitud, el Monte Nemrut (no el que tiene las colosales cabezas, eso es más al oeste, cerca de Adıyaman), 15 kilómetros al norte de Tatvan. La erupción de este pico hace unos 6.000 años voló por los aires la parte superior de la montaña. Por ello se formó una «presa» natural, propiciando la creación del precioso Lago Van. Es posible visitar el cráter de 7 kilómetros de diámetro en tu propio vehículo, en taxi o en minibús desde Tatvan conduciendo por una carretera tortuosa y polvorienta. Lleno de nieve en invierno y a principios de primavera, el cráter está completamente verde en primavera, con hayas, álamos y enebros. Muchas aves migratorias paran allí en primavera, incluyendo zancos, patos y garzas. Puedas nadar en las calientes aguas del Sıcakgöl (lago caliente) o incluso, en el calor de agosto, en el Soğukgöl (lago frío). En tu bajada o subida al cráter tal vez veas las tiendas negras de pelo de cabra de las familias kurdas nómadas que llevan a sus rebaños a pastar en las faldas de pico.

Asumiendo que tengas tu propio transporte, es posible salir del cráter a través del este y seguir un camino tortuoso que te lleve al Lago Van no lejos de la ciudad de Ahlat. En medio de los nuevos edificos de Ahltar se encuentra el distintivo Akdamar, un cementerio que se remonta a los turcos selyúcidas. Las lápidas están cubiertas con una preciosa caligrafía árabe, en árabe y persa, y en algunos lugares con un musgo verde. Visítalo al atardecer, con las inscripciones y las tumbas reflejando la débil luz del sol en la hierba amarilla. Un pequeño pero bien organizado museo muestra una colección de fascinantes artefactos de la era urartiana en adelante. También hay un número de tumbas kümbet, con formas muy parecidas al tambor de la iglesia de Akdamar, con lados poligonales y un tejado cónico. Algunas de estas tumbas fueron de jefes mongoles y de sus familiares, otras de notables selyúcidas y turcomanes. Hay un hotel decente en el lago al este de la ciudad y un restaurante excelente en el centro.

Una hora al este de Ahlat está la encantadora ciudad de Adilcevaz. No hay mucho que ver allí, pero la ciudad está llena de exhuberantes huertos regados por el agua que baja del monte Suphan a 4.058 metros de altitud, la tercera montaña más alta de Turquía. En las colinas al norte, están las ruinas de la iglesia de Skantselorgivank. Situada en la cima de una colina pero dominada por picos más altos, esta antigua iglesia medieval armenia fue construida de negro basalto y roja arenisca. Encima de ella están los restos de la antaño orgullosa ciudadela de Kefkalesi, a la que es mejor ir en taxi desde Adilcevaz. El hotel enfrente del lago es pasable y hay un número de restaurantes decentes tanto en la ciudad como en la orilla del algo. Un ruinoso castillo selyúcida decora el paisaje aunque no es fácil el acceso. Más fácil de visitar es la diminuta mezquita de Tuğrul Bey, con una cúpula típicamente otomana.

La ciudad de Ercis no es del nada atractiva pero da acceso al fascinante pueblo de Ulu Parir, 30 kilómetros al norte. Es difícil creer que te encuentras en Turquía cuando aquí hay gente kirguiz, con sus rasgos distintivos del Centro de Asia y muchos vistiendo todavía las vestimentas originales de sus tierras. Su viaje a estas remotas montañas es una increíble historia. Huyendo del conflicto en Afganistán a finales de los 70, se asentaron en Pakistán. Pero no se adaptaron a ello y apelaron a su etnia túrquica para que en 1982 las autoridades turcas les transportaran por avión tanto a ellos como a sus rebaños a Turquía. Por supuesto que Ulu Palmir no es un destino turístico en el sentido normal de la palabra, no hay hoteles ni restaurantes, solamente las casas de esto gente indomable, pero cada junio el pueblo tiene un festival. Cetrería, espectáculos a caballo y danzas tradicionales tienen lugar y los visitantes son bien recibidos.

Necesitarías al menos dos días, y preferiblemente más, para conducir desde la ciudad de Van alrededor del lago y visitar los lugares mencionados. Pero el escenario aquí rivaliza con cualquier otro en el mundo por su belleza pura y austera.

Cómo llegar allí

Aeropuerto más cercano: Van, donde hay vuelos regulares desde Ankara, Estambul y Antalya. Autobuses interurbanos desde la mayoría de las ciudades ya sea a Tatvan como a Van, o por tres (3 a la semana) desde Estambul. Hertz y Avis tienen agentes en Van.

Dónde quedarse

Tatvan: Kardelen Hotel, Tel: (+90) (434) 827 9500.
Ahlat: Selçuklu Hotel, Tel: (+90) (434) 412 5697. Adilcevaz: Otel Park, Tel: (+90) (434) 311 4150.
Van: Tamara, Tel: (+90) (432) 214 3296; Merit Hotel, 12km from Van, Tel: (+90) (432) 312 3060; www.merithotels.com

Admisión y horas de apertura 

Museo Ahlat. Martes Domingos 8h -12h y 13h 17h